Imagen

Vangelis impacta con su música por más de 50 años

lunes, 23 de mayo de 2022 · 00:05

PARÍS (EFE).— Su vida privada era tan misteriosa como el origen de sus composiciones. El griego Vangelis, de cuya muerte a los 79 años se informó el jueves pasado, se ganó su lugar en la Historia como un visionario de la música contemporánea, culminada en las bandas sonoras de “Blade Runner” (1982) y “Carros de fuego” (1981), por la que ganó un Óscar.

Precursor en la atrevida mezcla de sintetizadores e instrumentos clásicos, Vangelis aportó a sus obras un aura misteriosa e inquietante, como en “Blade Runner”; más solemne como en “1492: la conquista del paraíso” (1992), o triunfalista como en “Carros de fuego”.

Huidizo ante la prensa —en las últimas décadas se pueden contar con un dedo de la mano sus entrevistas—, se conoce muy poco sobre su vida privada. Ni siquiera se sabe exactamente en qué ciudad vivía, pues lo hacía en varias, entre ellas París.

Ese hermetismo de Vangelis, al que se identificaba por su larga melena y barba poblada, contrasta con el gigantesco impacto de su música y la influencia que ejerció en otros compositores en el último tercio del siglo XX, poniendo las semillas del desarrollo de la música electrónica, el rock progresivo y el New Age.

Nacido como Evángelos Odysséas Papathanassíou el 29 marzo de 1943 en Grecia, fue un niño rebelde y autodidacta que acabó estudiando en la escuela de Artes de Atenas.

Influenciado por la música tradicional griega, el joven Vangelis se sintió atraído por dos poderosos estilos del siglo pasado, el rock y el jazz, que sería determinantes en su peculiar desarrollo artístico. El primer instrumento que tocó fue el piano.

Inició su carrera como productor musical en Grecia y colaboró en algunos filmes hasta que el Golpe de los Coroneles en 1967 lo empujó al exilio a la Europa occidental. Se instaló en Londres y más tarde en París.

Aphrodite’s Child, germen del rock progresivo que lanzó junto a Demis Roussos —otra leyenda de la música que dio Grecia—, fue la primera banda oficial de Vangelis, con la que firmó el gran éxito “Rain and Tears”.

En los años 70 se intensificaron sus experiencias en el mundo de la televisión y el cine. Trabajó para el largometraje “Sex Power” (1970) y dos años más tarde publicó su primer trabajo en solitario, “Fais que ton rêve soit plus long que la nuit (Haz que tu sueño sea más largo que la noche)”, de 1972.

En los años 80 su carrera se aceleró. Estrecho colaborador del realizador Ridley Scott, “Blade Runner” simbolizó todo el talento de Vangelis para construir atmósferas inquietantes. Con “Carros de fuego”, un himno de la música deportiva, consiguió el Óscar a mejor banda sonora en 1981.

Con Scott, el compositor griego también desarrolló la banda sonora de la película “1492: la conquista del paraíso” (1992). Un año después, firmó la música de “Luna amarga”, de otro cineasta de talla, Roman Polanski. Para Oliver Stone compuso la música “Alexandre” (2004), el filme sobre la vida de Alejandro Magno.

Fuera del Séptimo Arte, el tecladista Vangelis compuso el himno del mundial de fútbol de 2002, disputado en Corea del Sur y Japón; publicó un álbum en honor a la misión espacial Rosetta de la ESA, y puso las notas a documentales del explorador francés Jacques-Yves Cousteau y de la serie “Cosmos” de Carl Sagan.

 

Otras Noticias