Imagen

El cigarro y el vapeador

miércoles, 25 de mayo de 2022 · 00:00

Los primeros meses de pandemia se evidenció en México una caída del 53% en el consumo de cajetillas de cigarro, ante el miedo del mundo de verse preso de la muerte; sin embargo, constatamos que entre abril de 2020 y de 2021 el consumo demostró una merma del 17%.

De acuerdo con los cálculos de la Sociedad Americana Contra el Cáncer, para 2022 se diagnosticarán alrededor de 236,740 nuevos casos de cáncer de pulmón (117,910 hombres y 118,830 mujeres) y alrededor de 135,720 personas morirán a causa de cáncer de pulmón (68,820 hombres y 61,360 mujeres).

Esto en gran parte es por el consumo desmedido de tabaco, poniendo en riesgo no solo al que decide atentar contra su cuerpo sino también a quienes están a su alrededor.

Por si fuera poco, y en un afán desafortunado de mitigar la acción de fumar, tomó auge el movimiento de los vapeadores o cigarrillos electrónicos, cuya consecuencia fue el consumo de sustancias tóxicas por adolescentes; entre los cuales se reportaron prevalencias de uso dual que van de 1.6% a 9.4%, siendo más alto que las tasas de fumadores exclusivos.

Para los adolescentes, experimentar con el vapeo o vivir con algún fumador aumenta entre tres y ocho veces la probabilidad de convertirse en usuario dual.

Pero contrario a lo que se puede creer los cigarrillos electrónicos sí tienen consecuencias severas en la salud. A corto plazo, se hallaron efectos fisiológicos adversos en las vías respiratorias similares a aquellos asociados al humo del tabaco. Se encontraron sustancias cancerígenas en líquidos y emisiones de cigarrillos electrónicos. Se describieron numerosas intoxicaciones y efectos adversos relacionados con estos productos, algunos severos.

De igual manera, la utilización de estos productos genera emisión de propilenglicol, partículas PM2.5, nicotina y sustancias cancerígenas, que pueden contaminar los espacios cerrados con los consecuentes riesgos por exposición pasiva.

De todo lo anterior surgió que el pasado 19 de mayo la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y la Secretaría de Gobernación emitieron una “alerta sanitaria máxima” para vapeadores en México, lucha a la que el Senado y la Cámara de Diputados se unieron para pelear por su prohibición.

A unos días de celebrar el Día Mundial Sin Tabaco (31 de mayo), invito a una reflexión profunda y a un análisis sustentado, en donde podemos evaluar que una pandemia mermó el consumo de esta sustancia más no lo eliminó.

En días pasados las autoridades iniciaron una lucha por su estricta prohibición en una acción desesperada por arrancar a la muerte de los labios de muchos jóvenes; pero ¿no valdría la pena comenzar en casa, predicar con el ejemplo y evitar si quiera que los jóvenes pudieran concebir que un cigarrillo electrónico es seguro? Les recuerdo que evitar la creación de un hábito siempre será más fácil que intentar erradicarlo.

Facebook, YouTube, Instagram y Twitter: @DraYeusviFlores. drayeusviflores@gmail.com Página web: www.drayeus.com.

Otras Noticias