Imagen

Espinosaurio del Cretácico inferior medía 10 metros

lunes, 20 de junio de 2022 · 00:42

Los fósiles de un dinosaurio carnívoro de hace aproximadamente 125 millones de años, de 10 metros de largo y con cabeza similar a un cocodrilo, probablemente el mayor depredador que haya vivido en Europa, fueron descubiertos en la isla británica de Wight, según un estudio publicado por la revista Peer J., informa Reforma.

La paleontología debe este hallazgo a un coleccionista local, el británico Nick Chase, que se pasó la vida buscando en las playas de esta isla y quien falleció antes de que iniciara la pandemia de Covid-19.

A partir de los pocos huesos que desenterró (sobre todo vértebras cervicales, caudales y sacras), los investigadores de la Universidad de Southampton pudieron identificar al animal, un espinosaurio bípedo, un “superdepredador” que vivió en el Cretácico inferior (hace unos 145 a 100 millones de años).

“Era un animal gigantesco, de más de 10 metros de longitud. A la vista de algunas de sus dimensiones, probablemente representa el mayor depredador jamás descubierto en Europa”, según Chris Barker, paleontólogo que dirigió el estudio publicado en la revista.

Sin embargo comparar tamaños sigue siendo difícil dentro de este mundo extinto, recuerda Matt Lamanna, especialista en dinosaurios del Museo Carnegie de Historia Natural en Pensilvania, Estados Unidos.

Y el mayor de los espinosáuridos “probablemente no era tan masivo” como el famoso Tyrannosaurus rex o el Giganotosaurus.

Se cree que es el espécimen más joven de la familia de los espinosaurios encontrados en Gran Bretaña, entre ellos el Baryonyx, uno de los protagonistas de la serie de películas Parque Jurásico.

Esta familia es reconocible por su cabeza alargada, como la de un cocodrilo, en contraposición a los cráneos cuadrados de un T-Rex. Algunas teorías relacionan esta morfología con su forma de cazar, tanto en tierra como en el agua.

“Eran como las cigüeñas y las garzas, chapoteando y capturando peces en la superficie”, dice Barker.

Los restos se descubrieron en una formación geológica de tipo laguna en la isla, que reveló un estrato histórico desconocido hasta entonces. “Nos ayuda a representarnos las condiciones de vida de estos animales en aquella época”, añade el investigador.

 

Otras Noticias