Imagen

Encuentro Mundial de Familias

miércoles, 22 de junio de 2022 · 01:30

La Organización de la Naciones Unidas declaró en 1994 Año Internacional de la Familia. El papa Juan Pablo II quiso unirse a la celebración y el 8 y 9 de octubre de 1994 se efectuó el Primer Encuentro Mundial de las Familias, el cual se realiza cada tres años.

A partir de hoy y hasta el próximo domingo 26 se efectuará el X Encuentro Mundial de las Familias en Roma con el tema “El amor familiar: vocación y camino de santidad”.

Este encuentro no se desarrollará con un único evento, sino que será desplegado por todas las diócesis del mundo. Es un acontecimiento que permitirá a todas las familias participar en los encuentros diocesanos, las celebraciones y la santa misa en los mismos días en que el papa Francisco sostendrá reuniones con los delegados de las conferencias episcopales y las asociaciones familiares.

En este año, dedicado a la encíclica “Amoris Laetitia”, se dará prioridad a la escucha de las familias, con la intención de caminar juntos con los pastores, en la conciencia de que solo escuchándonos unos a otros escucharemos al Espíritu que habla a la Iglesia.

El encuentro contempla para hoy la presentación de testimonios de las familias en presencia del Santo Padre; del 23 al 25 habrá celebraciones, conferencias, adoración eucarística y paneles para poner en diálogo experiencias pastorales de todo el mundo.

El sábado 25 tendrá lugar una celebración eucarística en la Plaza de San Pedro, que será un acto abierto especialmente a las familias.

Es necesario recordar la oración por este Encuentro: “Padre Santo, estamos aquí ante ti, para alabarte y agradecerte el gran don de la familia. Te pedimos por las familias que pasan por dificultades y sufrimientos, por enfermedad, o aprietos que solo tú conoces: sostenlas y hazlas conscientes del camino de santificación al que las llamas para que puedan experimentar tu infinita misericordia y encontrar nuevas formas de crecer en el amor.

“Te pedimos por los niños y los jóvenes, para que puedan encontrarte y responder con alegría a la vocación que has pensado para ellos; por los padres y los abuelos, para que sean conscientes de que son signo de la paternidad y maternidad de Dios en el cuidado de los niños y por la experiencia de fraternidad que la familia puede dar al mundo”.

Abogado y asesor jurídico. hjpvdirector@hotmail.com

 

Otras Noticias