Imagen

La catástrofe del Vesubio ocurrió el 24 y 25 de octubre; estudio

viernes, 24 de junio de 2022 · 01:30

ROMA (EFE).— La erupción del Vesubio en el año 79 después de Cristo no fue entre el 24 y el 25 de agosto, como se creía hasta 2018, sino entre el 24 y el 25 de octubre, según un estudio publicado ayer que reconstruyó todas las fases de la explosión, durante la cual las cenizas llegaron incluso a Grecia.

La investigación, dirigida por italianos y publicada en la revista “Earth-Science Reviews”, confirmó científicamente la inscripción a carboncillo descubierta en 2018 en las paredes de una de las casas de Pompeya, que apuntaba a esta fecha.

Hasta ahora en muchos libros y guías se señalaba que el día de la erupción fue el 24 de agosto del año 79 después de Cristo, basándose en una carta de Plinio el Joven a Tácito; pero otros expertos indicaban que eso se debió a errores de transcripción y hablaban del 24 de octubre.

En una pared de una de las casas que están surgiendo en las nuevas excavaciones de la zona conocida como Regio V se encontró una inscripción fechada en el “decimosexto día antes de las calendas de noviembre”, que según nuestro actual calendario corresponde al 17 de octubre y, por lo tanto, a una semana antes de la erupción.

Con la nueva fecha, un equipo internacional dirigido por el Instituto de Geofísica y Vulcanología (INGV) italiano y que incluye a expertos del Instituto de Geología Ambiental y Geoingeniería (IGAG) de la Universidad de Pisa y de la Universidad de Edimburgo, volvió a analizar el evento para ofrecer un análisis aun más completo del estallido volcánico más famoso de la Historia.

“La investigación parte de la redefinición de la fecha de la erupción, que habría ocurrido en el otoño del 79 después de Cristo y no el 24 de agosto, y continúa con el análisis vulcanológico de sitios cercanos al volcán”, explicó Mauro A. Di Vito, vulcanólogo del INGV y coordinador del estudio.

El trabajo “luego se desplazó progresivamente hasta miles de kilómetros de distancia, donde se hallaron rastros de la erupción en forma de finas cenizas”, agregó.

Por ejemplo, se explica que “la erupción se produjo en ocho fases” y se han reconstruido las características de cada una: “La primera fue muy violenta y levantó una columna de hasta 8 kilómetros de altura, que esparció el material piroclástico en zonas cercanas y las cenizas cayeron hasta Grecia”.

Además, el estudio “permitirá mejorar la aplicabilidad de los modelos de predicción, desde los fenómenos precursores hasta el impacto de diversos procesos eruptivos y deposicionales, pero también ayudará a reducir la vulnerabilidad de las áreas y numerosas infraestructuras expuestas al riesgo volcánico, no solo cerca del volcán”, según el vulcanólogo del INGV y coautor del texto, Domenico Doronzo.

Otras Noticias