Imagen

Piden defender a la familia; el Papa advierte de “venenos” que dañarían su ADN

domingo, 26 de junio de 2022 · 01:30

CIUDAD DEL VATICANO.— El papa Francisco pidió ayer a los padres que no sean ansiosos ni sobreprotectores y que dejen a los hijos vivir su misión, en la misa de clausura del X Encuentro Mundial de las Familias, que concluyó ayer en Roma.

Francisco no ofició la misa por sus problemas en una rodilla, pero leyó la homilía en la que se refirió a la familia como “el lugar del encuentro, del compartir, del salir de sí mismos para acoger a los otros y estar cerca de ellos”, y “el primer lugar donde se aprende a amar”.

En su lugar celebró la misa ante varias decenas de miles de personas en la plaza de San Pedro, a pesar del intenso calor, el cardenal Kevin Joseph Farrel, prefecto del dicasterio para los laicos, la familia y la vida.

En su homilía, el Papa pidió también defender a la familia y no dejar que “se contamine con los venenos del egoísmo, del individualismo, de la cultura de la indiferencia y del descarte, y pierda así su ADN que es la acogida y el espíritu de servicio”.

 

“Mientras afirmamos la belleza de la familia, sentimos más que nunca que debemos defenderla”, dijo.

De los padres lamentó que a veces temen que sus hijos “no sean capaces de orientarse en la complejidad y en la confusión de nuestras sociedades, donde todo parece caótico y precario, y que al final pierdan su camino”.

“Este miedo hace a algunos padres ansiosos, a otros sobreprotectores, y a veces termina incluso por impedir el deseo de traer nuevas vidas al mundo”, aseveró.

Y por ello animó a los progenitores a ayudar a los hijos a que “descubran y acojan su vocación”, y así “tendrán la fuerza de afrontar y superar las dificultades de la vida”.

El Pontífice agregó, improvisando, que “se necesita mucho valor para casarse” y que muchas madres le piden que anime a sus hijos a casarse y que él responde: “No le planche las camisas, que salga del nido”.

Y aquellas familias que viven momentos de crisis, “pues el camino no es fácil”, agrego, les animó a seguir adelante y no pensar “en volver con la mamá”.

“No hay nada más estimulante para los hijos que ver a los propios padres vivir el matrimonio y la familia como una misión, con fidelidad y paciencia, a pesar de las dificultades, los momentos tristes y las pruebas”, añadió.

A las familias, el Papa invitó “a no tener otras prioridades, a no volver atrás”, es decir, “a no echar de menos la vida de antes, la libertad de antes, con sus ilusiones engañosas”.

El encuentro mundial se llevó al cabo desde el miércoles y hasta ayer con el tema: “El amor familiar: vocación y camino de santidad”.

Durante la celebración eucarística, el Papa les dijo a los esposos que, al formar una familia, “con la gracia de Cristo han hecho esta elección valiente: no usar su libertad para ustedes mismos, sino para amar a las personas que Dios ha puesto a su lado”.

“De este modo se vive la libertad en familia. No hay planetas o satélites que viajan cada uno en su propia órbita. La familia es el lugar del encuentro, del compartir, del salir de sí mismos para acoger a los otros y estar cerca de ellos. Es el primer lugar donde se aprende a amar”, dijo.— EFE/ACI Prensa

 

Otras Noticias