Turismo

Camino de Santiago: les prohíben comer a peregrinos

Los peregrinos en Compostela no conocen la norma
domingo, 31 de julio de 2022 · 00:00

SANTIAGO DE COMPOSTELA (EFE).— Centenares de personas de todo el mundo llegan diariamente a la Plaza del Obradoiro, meta del Camino de Santiago —la ruta española de peregrinación cristiana más popular— y, además de hacerse fotos o de descansar en el suelo del largo recorrido, muchos optan por comer algo o beber algo sin saber que la normativa lo prohíbe.

La prohibición municipal, que imita la de Florencia (Italia), tiene como objetivo proteger la emblemática plaza de la ciudad gallega de Santiago de Compostela, un bien Patrimonio de la Humanidad en cuyo recinto se encuentra la catedral que alberga los restos del Apóstol y el Ayuntamiento, para evitar la suciedad y prácticas como las reuniones de jóvenes para beber, conocidas como “botellones”.

Aunque de momento no se han producido sanciones, se ha intensificado el control policial para tratar de evitar que la plaza se convierta en un “picnic” al aire libre.

Según los últimos registros oficiales de antes de la pandemia, en 2019 llegaron a la última etapa del Camino unos 348,000 peregrinos, récord hasta el momento.

La crisis del Covid-19 provocó un importante descenso en las cifras, con 54,000 peregrinos en 2020, pero con el fin de las restricciones el pasado año el número aumentó hasta los casi 160,000.

La normativa que impide comer y beber en la plaza es desconocida para la mayoría de los peregrinos. Fuentes de la Policía aseguran que han visto de todo, incluso a varios peregrinos freír huevos en la plaza. Sin embargo, señalan que impera el sentido común y que salvo varios avisos, no suelen producirse incidentes.

Opiniones divididas

Jean llegó caminando a Santiago de Compostela desde París y expresa su sorpresa ante la normativa, que considera absurda.

“No pueden prohibir comer en la calle. Es un lugar público”, señala a EFE.

Lo mismo dice su compañero Michel, que no entiende que después de andar durante meses, no pueda ni llevarse algo a la boca.

No todos opinan igual. Por ejemplo María, vecina de Santiago, considera que la plaza no puede convertirse en un basurero.

“Hay gente que tira colillas (filtros de cigarrillos) y que deja las latas vacías. No pasa nada por comerse un sándwich, pero hay que tener un poco de respeto”, señala.

En la plaza hay una patrulla de Policía. Controla que no se produzcan altercados ante la masiva afluencia de visitantes. En muchos casos, les toca advertir a los peregrinos que no pueden sentarse en ciertas zonas del Ayuntamiento, situado justo enfrente de la catedral.

Sin embargo, no están multando por el momento a las personas que deciden tomarse un refresco o comer algo. Solo interceden cuando consideran que “se excede el sentido común”.

“Se trata de tener todo ordenado y limpio. No estamos multando, pero lo que no puede ser es que vengan aquí con un mantel a comer como si fuera un restaurante”, asegura el agente.

Señala además, que hay habilitados parques y otros recintos para que los visitante coman, si así lo quieren, al aire libre.

Según la normativa, el consumo de bebidas está prohibido en toda la ciudad siempre que "la acción del consumo pueda deteriorar la tranquilidad del entorno o provocar en él situaciones de insalubridad".

Los excesos, una excepción

Ningún cartel advierte de la prohibición. Aunque la estampa es en algunos casos particular, con personas brindando con champán o cocinando en la propia plaza, es tan solo una excepción.

La mayoría, según afirman fuentes policiales consultadas, se comporta y, por ello, no es necesario aplicar sanciones que pueden llegar a los 200 euros (unos 204 dólares) y que generarían cierto malestar ante una norma que algunos peregrinos consideran que es recaudatoria.

"Parece que el ayuntamiento solo quiere sacar más dinero. No veo sentido a que no se pueda comer en la calle. Esta plaza es de todos", afirma Laura, una peregrina de la ciudad española de Salamanca (oeste).

De momento, los peregrinos se comportan y no están ocasionando deterioro o suciedad. Habrá que ver si en un futuro habrá que aplicar sanciones ante el crecimiento de turistas y caminantes que confluyen en una plaza que supone para muchos un lugar de encuentro y celebración.

Otras Noticias