Imagen

Chanel: botas y trajes de “tweed”

Dominan faldas largas y chaquetas cortas y rectas
miércoles, 6 de julio de 2022 · 01:30

PARÍS (EFE).— Chanel presentó ayer su colección de Alta Costura en la Semana de la Moda de París con un desfile que tuvo lugar en las Caballerizas de Bosque de Boulogne, que sirvió para ensalzar su apuesta por las botas camperas combinadas con trajes de “tweed” y un mantón de manila blanco que cerró el espectáculo.

La encargada de lucir el mantón fue Jill Kortleve, uno de los rostros de la “maison”, que cerró el desfile con un vestido de novia palabra de honor estilo “bustier” con falda abombada y chal bordado cayendo por la espalda.

La simplicidad lideró esta colección, que abrió con una serie de trajes de chaqueta en “tweed”, el entramado de lana más famoso de Chanel, con faldas largas y chaquetas cortas y rectas.

La apuesta estrella de la casa fue combinarlas con las botas camperas negras, estilo vaquero, que la directora creativa de la firma, Virginie Viard, propuso combinar con la mayoría de estilismos diurnos, para romper con la elegancia de las prendas.

Al igual que Dior, Chanel también parece protagonizar un giro de su línea de Alta Costura hacia creaciones más urbanas, mientras que las colecciones Crucero o Métiers d’Art, en el caso de Chanel, son más osadas y opulentas.

Así, la pasarela estuvo llena de abrigos largos tipo vestido con estampados geométricos, gabardinas de estilo militar y chaquetas de día con lentejuelas.

Vuelven los treinta

Los vestidos de noche se llevaron todo el protagonismo, sobre todo en una serie de cortes largos y minimalistas, cuello cerrado y apertura en el bajo, lo que recordó a las creaciones de la fundadora de la “maison”, Gabrielle Chanel, en 1930. En ellos, Viard jugó con el encaje y los estampados superpuestos con brillos, combinados con sombreros fedora de exagerada ala ancha.

Destacó por ejemplo un vestido de corte asimétrico construido con base en encaje negro con detalles en color, que parecía confeccionado a partir de una única cinta de encaje que iba envolviendo a la modelo.

En los vestidos de noche, despuntaron el escote “halter” y el palabra de honor, en una colección en la que denominaron los tonos pasteles, rosas, blancos y varios estilismos en negro, con faldas de gasa y transparencias.

Chanel volvió además a apostar por las faldas largas, por encima del tobillo, y ligeramente abiertas en el bajo para dar un poco de movimiento a la prenda; una tendencia que se ha venido repitiendo estos últimos años en estilismos con botas altas de día.

Tras haber impresionado al público con la presencia en directo de Carlota Casiraghi, que abrió el último desfile de Alta Costura, en enero, entrando a caballo en el espectáculo, con un decorado geométrico creado por Xavier Veilhan, la firma volvió a contar con el artista francés.

Dentro de las caballerizas, situadas en el Bosque de Boulogne, a las afueras de la ciudad, Veilhan construyó un parque de arena entre esculturas hinchables geométricas, y un minimalista escenario de escaleras blancas y de maderas por las que desfilaron las modelos.

Además, Chanel volvió a contar con Casiraghi, esta vez como modelo de fotografía, que protagonizó las imágenes con las prendas de la colección que la marca ofreció a los invitados a su salida del desfile.

La firma abandonó el Grand Palais, donde celebraba tradicionalmente sus grandes desfiles, por las obras de restauración del monumento, que no reabrirá hasta 2024.

Ayer, las famosas también estuvieron presentes, como fue el caso de la actriz Sigourney Weaver, en primera fila de Chanel.

Leandro Cano

El diseñador español Leandro Cano reveló ayer en París su colección “Cano: El baile de los excluidos”, una exclusiva línea donde ensalzó el saber hacer de su equipo de artesanos en prendas inspiradas del medievo y los íconos religiosos.

“El baile de los excluidos está inspirado en la Edad Media, una Edad Media de Andalucía que nunca existió y que hemos creado a nuestra imagen y semejanza”, explicó Cano a EFE tras el desfile, que tuvo lugar en la residencia de la embajada española en París.

Hasta allí acudieron un centenar de invitados, la mayoría reunidos estos días en la capital francesa para seguir en directo la pasarela de la Alta Costura de París, del 4 al 7 de julio.

El diseñador jienense, que recibió el respaldo de la Diputación de Jaén para este evento, puso en valor las manos de los artesanos ya que “sin ellos no seríamos nada”.

“En París se entiende mucho el tema de la Alta Costura. La artesanía es nuestro sello de identidad y creemos que éste es el sitio en el que debemos estar”, consideró Cano.

Una docena de estilismos permitieron a los invitados parisinos ver el universo de Cano: un vestido de noche con casco confeccionado totalmente en punto y con volúmenes hinchables en rosa; un vestido de malla metalizada como si fuera la prenda de un soldado pero vistiendo a una virgen o una capa completamente bordada con hilos de oro.

Para acentuar el efecto folclórico, Cano apostó por una osada puesta en escena, con una modelo saliendo bajo un palio movido por cuatro costaleros de negro, mientras de fondo sonaban marchas de procesiones de Semana Santa.

También llamó la atención la complicada confección de un traje masculino con muñecos hinchables en los hombros, que rodeaban al modelo como si llevara un castillo con soldados a hombro.

“Es como una reconstrucción del folclore. El trabajo artesanal de Leandro es brutal. Leandro enseña su mundo, todo lo que le conforma y tiene la osadía de abrir nuevos caminos. Esta mezcla de tradición y modernidad me gusta muchísimo”, confeso la actriz Rossy de Palma, que siguió el desfile en primera fila.

Para la intérprete, que no dudó en retratarse con los numerosos invitados que querían fotografiarse junto a ella, Cano es la prueba de que “en España hay muchísimo talento”.

El modisto andaluz presentará además hoy un corto documental en París, “Caballo ganador”, en el que mostrará precisamente su trabajo artesanal, “sello de identidad” de su firma.

“La artesanía tiene que ser nuestro caballo ganador”, afirmó.

Cano, que ya ha presentado anteriormente al margen del calendario oficial de la moda parisina, ve París como una oportunidad para mostrar su talento.

Iniciativas como esta han sido reconocidas ya por la Federación de Alta Costura y Moda, que recientemente incluyó a la cordobesa Juana Martín en su calendario oficial de Alta Costura, con lo que desfilará este mismo jueves amparada por la prestigiosa institución francesa tras varios años mostrando sus colecciones en una pasarela paralela de París.

Otras Noticias