Imagen

Países del Norte emiten más gases contaminantes

lunes, 1 de agosto de 2022 · 00:05

WASHINGTON (AP).— Durante décadas, activistas y algunos funcionarios de gobierno y científicos han argumentado que los países más ricos deberían pagar más para combatir el cambio climático, e incluso dar compensaciones a las naciones más pobres, debido a que, históricamente, los países industrializados han tenido mayores emisiones de gases de efecto invernadero.

Un nuevo estudio realizado por dos científicos de Dartmouth pretende calcular qué tanto impacto económico sobre otras naciones han tenido los mayores emisores. Publicado en “Climatic Change”, el reporte asegura que las cifras podrían usarse en tribunales y en las negociaciones climáticas internacionales sobre los pagos de países ricos —que consumen más carbón, petróleo y gas— a los más pobres afectados por las emisiones.

Por ejemplo, los datos revelan que el mayor emisor de carbono a lo largo de los años, Estados Unidos, ha causado daños climáticos por más de 1.9 billones de dólares a otras naciones entre 1990 y 2014, incluyendo 310,000 millones de dólares en daños a Brasil, 257,000 millones a la India, 124,000 millones a Indonesia, 104,000 millones a Venezuela y 74,000 millones a Nigeria.

Al mismo tiempo, la contaminación por carbono de Estados Unidos le ha beneficiado a ese país en 183,000 millones de dólares.

“¿Todos los países buscan compensación de Estados Unidos? Tal vez”, dice el coautor del estudio Justin Mankin, científico climático de la Universidad de Dartmouth. “Estados Unidos ha causado una enorme cantidad de daño económico con sus emisiones y es algo que podemos demostrar con datos”.

Las naciones en vías de desarrollo han convencido a los países ricos de que les ofrezcan ayuda financiera para reducir las emisiones de carbono para el futuro, pero no han obtenido restituciones por los daños causados, un concepto llamado “pérdidas y daños” en las negociaciones globales.

En estas negociaciones, los mayores emisores de carbono, como Estados Unidos y China, han sostenido un “manto de negación” de que sus acciones causaran daños específicos, dice Christopher Callahan, autor principal del trabajo e investigador de impacto climático. “Esto levanta ese manto”.

“Estudios científicos como este reporte muestran que los grandes emisores quedan mal parados en su intento de evadir sus obligaciones para atender las pérdidas y los daños”, afirma Adelle Thomas, científica de Climate Analytics en Bahamas y quien no fue parte de la investigación. Asegura que reportes recientes “muestran cada vez con mayor frecuencia y contundencia que las pérdidas y daños ya están agobiando a las naciones en vías de desarrollo”.

Aunque durante décadas se ha dado seguimiento a las emisiones de carbono nacionales y se han calculado los daños, Callahan y Mankin aseguran que éste es el primer estudio que conecta todos los puntos, desde los países emisores hasta las naciones afectadas. El reporte también hace un recuento de los beneficios, que se perciben principalmente en países del Norte, como Canadá y Rusia, y ricos, como Estados Unidos y Alemania.

“Son los países con menos emisiones los que tienden a resultar perjudicados por los incrementos del calentamiento global. Así que esa doble desigualdad es el principal hallazgo que quiero enfatizar”, declara Callahan.

Para realizar el estudio, Callahan primero analizó cuánto carbono emitió cada país y qué tanto representa para las temperaturas globales, usando modelos climáticos y simulando un mundo con las emisiones de carbono de ese país, versión de la técnica de atribución, la cual tiene aceptación científica y se usa para eventos climáticos extremos.

Posteriormente relacionó los datos con estudios económicos que analizaron la asociación entre el incremento de temperatura y el daño en cada país.

“Podemos ver la culpabilidad de Estados Unidos en los resultados económicos de Angola”, declara Mankin.

Otras Noticias