in ,

¿Dónde están los egresados de la Escuela de Escritores de Yucatán?

Instalada en el edificio del Centro Estatal de Bellas Artes, donde alguna vez también estuvieron las oficinas del Instituto de Cultura de Yucatán, frente al Parque Zoológico del Centenario, fue fundada hace diez años la Escuela de Escritores de Yucatán “Leopoldo Peniche Vallado”, el 14 de septiembre de 2010 bajo el gobierno de Ivonne Ortega, como muestra su placa conmemorativa.

La escuela, que dirigía la doctora y poeta Ena Evia Ricalde, fue cerrada durante la actual administración, según trascendió, por falta de presupuesto para seguirla manteniendo y ante el hecho de que ya existía una escuela de creación literaria en Bellas Artes y se duplicaban programas.

Ena Evia Ricalde, escritora y ex directora de la Escuela de Escritores de Yucatán "Leopoldo Penche Vallado"
Ena Evia Ricalde, directora de la Escuela de Escritores "Leopoldo Peniche Vallado", centro de creación y formación literaria cerrado por la actual administración estatal

Por la “Leopoldo Peniche Vallado” pasó un alumnado variopinto que ansiaba crear literatura, de jubilados con la ilusión de escribir sus memorias, a escritores que ya tenían algún libro publicado pero que deseaban aprender el oficio de la escritura de una manera más formal.

Will Rodríguez
El escritor Will Rodríguez fue parte del cuerpo de catedráticos de la "Leopoldo Peniche Vallado"

Al terminar el diplomado, el alumno recibía una constancia o certificado de estudios avalado por la Secretaría de la Cultura y las Artes (Sedeculta) y si no mal recuerdo por la Sociedad General de Escritores de México (SOGEM).

Carlos Martín Briceño
Carlos Martín Briceño

Al menos unas cinco generaciones se diplomaron.

En la “Leopoldo Peniche Vallado” dieron cátedra escritores como Will Rodríguez, Carlos Martin Briceño, Roberto Azcorra Cámara, Víctor Garduño Centeno,  Adolfo Calderón Sabido, Pedro Juan de la Portilla e Iván Espadas Sosa, el periodista Iván Rubio Ortiz y el antropólogo Indalecio Cardeña, por mencionar a algunos, a cargo de 22 materias como escritura creativa, filosofía,  literatura,  análisis literario, poesía, cuento, novela, ensayo,  elaboración de guiones de teatro, de televisión, de cine o periodismo.

Indalecio Cardeña
Indalecio Cardeña, otro de los maestros de la "Leopoldo Peniche"

Escribir amplía oportunidades

La escuela tenía al menos un centenar de alumnos regulares, pero aparte se impartían talleres específicos y se contaba con una escuela en línea (Redalicy).  En verano se abrían talleres intensivos de cuento, poesía, novela, guion de teatro y de cine, incluso talleres de escritura de textos académicos y de periodismo, laboratorios para la creación de revistas, en fin…

También se daba talleres a menores infractores y personas en situación de cárcel, y en poblaciones vulnerables, con diferentes temas y objetivos, de acuerdo a notas publicadas en este periódico cuando aún funcionaba la institución.

El programa de Formación Literaria virtual fue una modalidad  novedosa que podríamos decir se anticipó al Covid-19.

 Dio la oportunidad de estudiar un diplomado a mucha gente que no podía acudir a las clases presenciales por cuestiones de trabajo o estudios, que vivía en municipios alejados de Mérida o era de otros estados de México o de otros países.  

Egresados que son escritores activos

Que ya no haya escuela, no significa que no haya escritores.

Adolfo Calderón Sabido
Adolfo Calderón Sabido

De la Escuela presencial se graduaron escritores premiados como Adolfo Calderón Sabido y Aída María López Sosa, ambos ganadores de los recientes premios literarios estatales  de la Sedeculta, Adolfo primer lugar de Novela Corta (fue un único premio) y Aída se llevó uno de los cinco premios de Cuento Corto; y Esaú Cituk Andueza.  Adolfo y Esaú son originarios de Tixkokob.

Adolfo es abogado de profesión, Maestro en Administración Pública por la Universidad Anáhuac Mayab y diplomado en la Berkeley College de Nueva York, pero su pasión siempre han sido las letras.

Esaú Cituk
Esaú Cituk

Tiene varios libros publicados: Enjambre, Textos enajenados y otras dispersiones y obra suya está en dos antologías del colectivo Atorrantes (colección de autores yucatecos).

Esaú, diplomado por la Escuela en 2012, es Licenciado en literatura latinoamericana por la UADY y una de las jóvenes promesas literarias que tiene Yucatán.

Figura en la antología “Poemas para un poeta que dejó la poesía” (2011 Cuadernos de El Financiero), mención honorífica en la antología el Concurso Estatal de Cuento Regreso a Gutenberg 2012.

Ganó también el Premio Estatal de Poesía El espíritu de la letra 2015.

Aída López Sosa

Aída María, también diplomada en Creación Literaria por la Sociedad de Escritores de México (SOGEM) sede Guadalajara, se mantiene muy activa publicando todo tipo de géneros literarios en revistas y periódicos nacionales y antologías, además de que ha ganado varios primeros lugares nacionales y estatales de literatura con la calidad de su escritura.

Adda Pérez Conde terminó el Diplomado de Creación Literaria en 2015, siendo la encargada de leer las palabras despedida en la graduación.  Su libro “Bajo el mismo techo” (2014, Editorial Porrúa)  recibió un reconocimiento de la Sedeculta y el Inba en la ciudad de México en 2016.

Otros de sus libros se han presentado en ferias de prestigio como la FIL y la Filey. Su poema “Así Te Miro” fue musicalizado en 2019 por el cantautor y trovador yucateco Felipe García.

La escritora Martha Alejandra Rosario, seleccionada en dos ocasiones por el Fondo Ediciones y Coediciones Literarias del Ayuntamiento de Mérida a través de la Dirección de Cultura (“Garabatos de un gato en cuaderno de doble raya” y “Tú, yo, nada”), también egresó de la Escuela de Escritores de Yucatán “Leopoldo Peniche Vallado”.

Las escritoras Adda Pérez Conde y Martha Alejandra Rosario
Adda Pérez Conde (izquierda) y Martha Alejandra Rosario

Los egresados Atorrantes

Adolfo Calderón y Martha Alejandra son integrantes del colectivo de escritores Atorrantes, del que Adolfo fue también presidente hasta fechas recientes.

Iván Espadas Sosa, fundador de Atorrantes

El grupo fue fundado por el maestro Iván Espadas Sosa, también seleccionado dos veces por el citado fondo editorial de manera individual y recientemente como antologador de un libro de cuentos en el que también se encuentra Martha Alejandra, titulado “La perra que conoció el mar”,  una de las obras ganadoras de la Convocatoria Fondo Ediciones y Coediciones Literarias 2019 del Ayuntamiento de Mérida a través de la Dirección de Cultura.

Otra ganadora fue Aída López.

Atorrantes,  inicialmente formado para los alumnos de Novela de Espadas Sosa,  hoy día reúne a unos veinte escritores, de todas las edades.

Varios de ellos asistieron a talleres de la Escuela de Escritores o fueron alumnos regulares, como Verónica Rodríguez, María Elena González, Alba Vales y Mauricio Sánchez de Mier, antologados en las dos ediciones independientes de Atorrantes.

Verónica, a su vez, es autora de dos libros (“Somos los mismos desnudos” y el poemario “Pesadumbres”) y María Elena está en la citada antología “La perra que conoció el mar”.

También recordamos a los esposos Silvia Rojas y Jorge Arquieta, egresados de la primera generación de la Escuela de Escritores de Yucatán en 2012, ella tiene varias publicaciones en su haber, varias de ellas para niños.

Verónica Rodríguez
Silvia Rojas Sánchez
Jorge Arquieta
Yare Ávila
Alba Vales
Mauricio Sánchez de Mier

Fundadora de la Sala de Lectura Melba Alfaro, está incluida en la “Antología de aventuras y una que otra muerte”, otra de las ganadoras de la citada Convocatoria del Ayuntamiento de Mérida, antología en la que la acompañan Jorge Arquieta, Yare Ávila (una de las ganadoras en la convocatoria: Textos Enajenados y Otras Digresiones , 2016), con varios libros publicados, principalmente en antologías, al igual que el periodista Iván Canul Ek, todos pertenecientes al taller literario Café con Piquete.

Egresados del Taller Hipogeo de Cuento

Este taller es uno de los más activos en la actualidad, liderado por el maestro Víctor Garduño Centeno, quien fuera catedrático en la “LeopoldoPeniche Vallado”.

Víctor Garduño

En sus filas se encuentran varias promesas de las letras egresados de esa escuela, como Mar Gómez, Carlos Chuc, Adrián Pat, Alejandra Rosario, Manuel Jiménez, Carlos Canto, Pedro Gómez, José Rangel, Raziel Castro, Gilda Valladares, Yuri González, María Elena González, Cinthia Yam, Martha Flores, Raúl Carcaño y Alexis Álvarez.

María Elena González

Mar Gómez tiene ocho libros publicados, cuatro de ellos a raíz de su paso por la “Leopoldo Peniche Vallado”. Es columnista y  tallerista, promueve su obra en sus canales en Facebook y YouTube y ya está en edición su primera novela.

Mar Gómez
Raúl Carcaño

Más egresados

Otros egresados son Ana Leticia Menéndez Molina y Samuel de Jesús González Medina, quienes semanalmente publican cuentos en la revista contureporte.

También, Lucila May Peña, enfermera jubilada autora de “De lo más íntimo con un toque de rebeldía y amor”.   

En 2016, la Sección de Enseñanzas Artísticas del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes del Instituto Nacional de Bellas Artes (CONACULTA), reconoce su aporte a la literatura en el Senado de la República.

Lucila May Peña

Lucila organizó y coordinó El Circuito Literario De Península a Península en Yucatán que reúne escritores locales, nacionales e internacionales durante los años 2016, 17,18 y 19. Tallerista, conferencista, promotora y difusora cultural.

Óscar Zárate González, Roque Pinto, quien coordina un taller literario en Motul; Raúl Carcaño, conductor de “La Poesía y Tú”, y Lucía Pech Canché, promotora de la lectura en su natal Maxcanú, mediadora de lectura (su sala se llama Un Pedacito de Maxcondo) y tallerista en línea que se encuentra actualmente muy activa, son otros egresados que continúan activos, escribiendo, publicando, presentando o antologando libros, asistiendo como conferencistas a encuentros literarios, en fin.

¿Dónde “estudiar” para escritor?

Hoy, las opciones para los que quieran tener una educación formal en las letras, como creadores,  son las Escuela de Creación Literaria del Centro Estatal de Bellas Artes (CEBA), pero también están los dos citados talleres,  Hipogeo y Café con Piquete, de Víctor Garduño y Melba Alfaro Gómez, respectivamente, y el de Atorrantes, pero a diferencia del primero, que es abierto, los dos últimos organizan talleres entre sus propios agremiados con miras a alguna publicación.

Ana Leticia Menéndez Molina y Samuel González Medina
Ana Leticia Menéndez Molina y Samuel González Medina

Y aunque digan que para escritor no hay que estudiar, o que los talleres no sirven para nada, lo cierto es que no todo es inspiración.

Faltan herramientas técnicas que la Escuela de Escritores proporcionaba para tener cierta calidad que amerite becas, apoyos, premios, publicaciones y demás iniciativas en pro de la literatura, necesitamos verdaderos profesionales en literatura, no solo talento.

Por otro lado está el hecho de que pertenecer a alguna escuela o colectivo, además de dotar de un sentido de pertenencia, sirve para vincularse con otros escritores, hacer alianzas para proyectos, antologías, en fin,  las posibilidades creativas son infinitas en contraste con la incertidumbre que existe siempre en los artistas acerca de cómo publicar, cómo promover su obra, de qué apoyos y presupuestos gubernamentales cuentan o cómo pueden acceder a ellos.

Porque, como quiera verse,  el presupuesto es limitado y los escritores suelen desesperarse o desilusionarse ante la falta o escasez de dineros y de espacios. Existen convocatorias y apoyos, pero ciertamente les falta difusión.

El talento necesita dirección, formación, una estrategia más clara que nos indique hacia dónde va la literatura contemporánea hecha en Yucatán.


Dale click a la imagen de abajo para leer más textos de la columna "39 kilómetros":

Patricia Garma Montes de Oca

39 kilómetros

Entrega de Cienfuegos es regalo de Trump a AMLO, dice exjefe de la DEA

Conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador