in ,

La Niña del Cabo: Una mudanza infinita y tres huracanes en su camino a Mérida

Noemí Maldonado, mejor conocida como La Niña del Cabo, es una compositora, guitarrista y cantante española recién desempacada en Mérida, Yucatán, a donde se mudó, como ella misma describe en sus redes, después de tres huracanes y una mudanza infinita desde Ciudad de México.

Pero nada más llegar, dice sentirse como en casa porque ella creció cerca del mar, entre las islas Canarias y Almería, además de que le fascina la amabilidad de los yucatecos, porque si en algo cree, además de la libertad, es en la empatía.

Ganadora del Viña RockRadio 3 Contest (2003), finalista en el Villa de Madrid (2003), tercer lugar en el Trebufestival (España, 2012) y ganadora del concurso  “Periferias” (2015) de la Red Sonar de Latinoamérica, Noemí tiene sus tres discos en Spotify (“Zum”, “Matajari Maldonado” y “Bogomila”).

El folclore, la esencia

Noemí Maldonado, La Niña del Cabo

El estilo de Noemí es una mezcla de folclore, flamenco, ritmos cubanos, jazz, hip hop y rap, para ella toda la música que existe se base en el folclor y le fascina el de países como Cuba o Brasil, de hecho, vivió un año en Cuba, donde produjo el disco “Matajari Maldonado”.

En México creó “Bogomila”, una chulada de disco pensado a manera de arte objeto cuya portada es un trabajo del grabador Esteban Silva, indigenista de Michoacán dueño del taller El Lirio, donde hacen libros de papel con las raíces de los lirios del lago de Pázcuaro.

Para La Niña del Cabo, esta es una forma de apoyar a estas comunidades mediante el crowdfounding, que es como generalmente trabaja, para lo cual además artesanas de Chiapas hicieron unas muñecas “bogomilas”, personaje que evolucionó de Matajari Maldonado.

El disco se podrá descargar mediante “tarjetas germinables”, porque la tarjeta se entierra (incluye unas semillas) y termina por volverse dos plantitas (la tarjeta se parte en dos), un regalo de la artista a quienes apoyen su trabajo.

La tarjeta se podrá conseguir en los conciertos de la artista española, que ya planea formar una banda en Mérida.

Fuera de "directrices"

Bogomila” habla mucho de la ideología de Noemí, pues se basa en un libro de Silvia Federici llamado “El Calibán y la bruja”, sobre la transición del feudalismo al capitalismo, y justo de este último huye Noemí, con esa libertad creativa que no se ciñe a lo que la industria musical pide.

No le interesa ser mainstream, sino vivir haciendo lo que le gusta, a su manera, lo que ha hecho en 18 años de trayectoria en los que no le han faltado conciertos, invitaciones a festivales nacionales e internacionales, colaboraciones con artistas como el cubano Tito Pérez y presencia en una película, cortos y documentales con su música (su tema “Huyendo de la pena” es parte del soundtrack de la cinta “El mundo alrededor”, de Alex Calvo Sotelo.

Al contrario de otros artistas, que no han dejado de componer y dar conciertos en línea durante la pandemia, ella prefiere planear lo que viene, pues la pandemia le echó por tierra una gira en España y un festival en Ciudad de México.

La Niña del Cabo no compone para ser rica, para ella el éxito es haber hecho tres discos mediante crowdfunding, cada uno en un país diferente, y seguir haciendo música a pesar de todo.


Dale click a la imagen de abajo para leer más textos de la columna "39 kilómetros":

39 kilómetros  columna Patricia Garma Montes de Oca

La depresión tropical ''Eta'' de nuevo en el mar Caribe

Ojo de Tinta

Ojo de Tinta: ''Se busca terna de mancuerna''