in ,

Pone el dedo sobre la llaga de la violencia de género

"¿Dónde están todos?", de la autoría de Alicia Ayora Talavera

Un libro duro, difícil, triste, amargo, muy amargo, así es “¿Dónde están todos?” escrito por Alicia Ayora Talavera: un libro sobre la violencia y el maltrato, sobre la infelicidad, sobre una mujer que ya no quería vivir.

Esta historia real, de una paciente de la terapeuta Ayora Talavera, no podría llegar en un mejor momento luego de la represión violenta a manos  de la propia policía municipal de Cancún que sufrieron mujeres, estudiantes, maestros y familiares de la joven Alexis, el más reciente de los más de sesenta feminicidios que según la red feminista de Quintana Roo van cerrando un año teñido de rojo en el estado.

“Aracely”, seudónimo de la protagonista de “¿Dónde están todos?”, sufrió violencia desde su infancia de manos de su padre, que la sometía a varazos por el más mínimo error mientras su madre pasivamente observaba.

Pasivamente también soportó la madre los golpes y patadas del marido, aun estando embarazada, así que para Aracely la violencia era normal. En medio de ese sufrimiento, cuenta en el libro que cualquier momento alegre era suficiente para que se desbordara de felicidad, hasta que se daba cuenta nuevamente de su realidad.

Como la violencia es cíclica, Aracely terminó casada con un hombre igual de violento que su padre, al que ha denunciado en varias ocasiones sin éxito.

 “Cuando terminé de leer este capítulo (el de la infancia de Aracely) se me hizo un nudo en el estómago. En general todo el libro es un viaje de resistencia y gran aliento emocional”, confesó el actor y director teatral Nelson Cepeda Borba en la presentación de “¿Dónde están todos?”, una de las publicaciones seleccionadas por el Fondo Editorial del Ayuntamiento de Mérida.

Fueguitos de esperanza

La presentación, sombría y amarga, se dio entre canciones, lecturas y veladoras encendidas, esos fueguitos de esperanza que parece tener Aracely todavía gracias a la terapia y apoyo oportuno que recibió cuando el dolor ya se desbordaba en ella.

El título “¿Dónde están todos?” responde a una sencilla pero difícil pregunta que se hacía Aracely de niña cuando tenía que ponerse en cuclillas y bajar la cabeza para recibir con resignación los golpes. ¿Dónde están los vecinos, los cercanos, los de casa, mis parientes?, “bueno, estaba mamá, aunque silenciosa y sin articular palabra”.

“El silencio y el miedo en la infancia nos debe preocupar a todos”, dice Nelson. “Uno de cada tres niños en el mundo sufre violencia de uno de sus progenitores. No hacer nada es herirlos para siempre y causarles un mal irremediable”.

Alicia Ayora Talavera (izquierda) con Katia Rejón, durante la presentación de "¿Dónde están todos?"

Aracely confesó durante la terapia que inspiró  el texto que más que los golpes, las palabras y las humillaciones son lo que más le ha dolido.

La periodista Katia Rejón, otra de las presentadoras, destacó que una de las cosas que este libro pone en tela de juicio es la crianza con mano dura que, en vez de formar hombres con carácter, los vuelve más vulnerables ante la vida.

Indiferencia ante la violencia de género

El libro no es solo dolor, así como la vida tampoco es solo sombras; tiene destellos tiernos, esos momentos llenos de felicidad de Aracely, de asombro y descubrimiento al cambiar de un contexto y caer en otro más afortunado, y que le sugieren a Katia que “hubiera sido muy fácil sacar a esa niña de un contexto de dolor a un mar de emociones”.

En sus conclusiones, la periodista destacó que el libro se suma a una de las discusiones más actuales, la violencia de género, doméstica e institucional porque nace de la indiferencia y la antipatía, pero que no servirá de nada si después de su lectura seguimos sumidos en la misma pasividad, en lugar de responder a la pregunta que plantea “¿Dónde están todos?”.

Alicia Ayora comentó que trabajar con mujeres que sufren violencia extrema ha sido para ella un proceso de introspección muy duro.

Estamos rodeados de violencia hacia las mujeres que van del más sutil sometimiento hasta las acciones más descaradas y brutales”

Alicia Ayora, autora de “¿Dónde están todos?”

Comenta que Aracely, quien tiene una hija afectada por la violencia que ha sufrido su madre por años, apenas tuvo un respiro de unos cuantos meses para todo su dolor, pues el resto del tiempo, cuando no está sufriendo violencia, “se la pasa en trámites y denuncias inútiles, aprehensiones de dos horas a su marido que es liberado por trescientos pesos".

"Las pruebas nunca son suficientes para que vaya a juicio y ella reciba justicia. Pareciera que están esperando que la mate”, concluye.


Dale click a la imagen de abajo para leer más textos de la columna "39 kilómetros":

Impulso Universitario: firme en lograr el objetivo de "El arte por la educación"

Ven una red de complicidades en el caso del exfiscal Cetina Arjona