in ,

A propósito de ''Delta'': recuerdos de la furia del huracán ''Gilberto''

Grandes árboles, como este en el parque de San Juan, fueron derribados por la fuerza del huracán "Gilberto" en Mérida (Imagen de archivo)
Grandes árboles, como este en el parque de San Juan, fueron derribados por la fuerza del huracán "Gilberto" en Mérida (Imagen de archivo)

El cielo se oscureció como si se tratara de la venida del Apocalipsis. No era de noche, ni de día, era un color entre gris y negro muy extraño, de otro mundo, el cielo de los huracanes. Conocería la furia de "Gilberto" en unos minutos, un aterrador “ulular” lo anunciaba.

No había luz. Nuestros rostros de preocupación iluminados con velas hacían más fúnebre el momento.

Todos estábamos apretujados en el cuarto "más seguro" de esa antigua casa del Chembech donde los derrumbes y desperfectos eran cotidianos, así que temíamos que en cualquier momento se nos cayera un trozo de techo encima.

El Huracán del Siglo

En el fondo, por enfermizo que pareciera, yo esperaba con ansias a "Gilberto", que era anunciado como una catástrofe segura. En México se le conoce como el Huracán del Siglo XX​ y en Cuba como El Huracán Asesino.

Los árboles comenzaron a mecerse y los arbustos y plantas más pequeñas casi besaban el piso. Escuchábamos cómo se iban cayendo o arrastrando las cosas afuera y cómo se inundaban las calles.

Nunca había visto un fenómeno meteorológico tan intenso y siniestro como ese. Era adrenalina pura. Mi entusiasmo no veía futuras muertes ni devastación.

Impacto con categoría 5

"Gilberto" tocó tierra el 14 de septiembre de 1988 en la península de Yucatán, como un huracán de categoría 5. Yo cumpliría 15 años el día 16 y todo ya estaba listo y pagado por adelantado para la recepción. Arruinó los planes.

Con el refrigerador repleto de diez kilos o más de pierna de cerdo, lo primero que nos preguntábamos era dónde íbamos a guardar todo eso, porque no aguantaría muchos días sin energía eléctrica.

Imagen publicada por el Diario de daños causados por el huracán "Gilberto"
Imagen publicada por el Diario de daños causados por el huracán "Gilberto"

Una vez que pasó el huracán, la curiosidad nos empujó primero a la terraza trasera, donde vimos cómo el muro que colindaba con el vecino se derrumbó y ahora éramos una sola casa.

También había árboles caídos, mi mamá gritaba por los más viejos. Solo se salvaron las plantas que resguardó dentro de casa.

"Venecia de barrio"

Las calles estaban inundadas, el agua nos llegaba las rodillas. Recordé que mi mamá me contaba que cuando era niña y se inundaban las calles, ella salía a navegar en batea, como si se tratara de una Venecia de barrio.

El tío abuelo Félix, con su impermeable amarillo huevo y sus botas negras para la lluvia, se aventuraba al gigantesco patio, que parecía Xochimilco.

Gritó que tuviéramos cuidado porque había visto una serpiente nadando. Los árboles se reflejaban en los espejos de agua y todo el paisaje irradiaba la tranquilidad después del huracán. Yo solo quería una batea para navegar sobre serpientes.

Luego salimos a las calles. Todos los vecinos estaban afuera, contando los destrozos. No tuvimos agua como siete día y luz otro tanto.

Mi papá llevó los kilos de pierna de cerdo a la distribuidora de mariscos La Atlántida, pues era cliente mayoritario y alguien le dio el pitazo de que algunos comerciantes estaban llevando ahí su carne a congelar, pero era falso, la Atlántida no recibió el cerdo, que acabó por pudrirse.

Desolador paisaje en Paseo de Montejo

El momento más triste fue cuando al fin pudimos ir al Paseo de Montejo. No quedaba ni un solo árbol en pie, todo estaban muertos, caídos, derrotados…

Para ese entonces mi fiesta ya no me importaba, solo pensaba en que todos viviríamos en otra ciudad muy diferente ahora, una “pelona”, sin árboles, en ruinas, anegada…

"Wilma" y "Paulina"

Pasarían muchos años para que superáramos ese huracán. Luego vendría "Wilma", que comparada con Gilberto fue una lluviecita; "Paulina", que arruinaría mis vacaciones de ensueño en Puerto Morelos, los cientos de peces de colores que vi un día antes acabarían tendidos en la arena.

Comimos huevos motuleños hasta que se acabaron los huevos y cesó ese horrible ulular del viento que golpeaba los ventanales de la suite amenazando romperlas.

Las habíamos llenado de cinta y por un lado agradecíamos estar en el segundo piso, pues al día siguiente bajamos las escaleras y vimos todo el primer piso del hotel inundado, el agua cubría incluso los primeros escalones.

Mis amigas y yo nos dedicamos a limpiar las playas para no aburrirnos. Fin de las vacaciones.

"Isidoro", la novatada

Luego vendría el tercer huracán, "Isidoro", que me dio la novatada en mi primer día de trabajo en este periódico. Si bien también tumbó algunos árboles en la plaza grande, no recuerdo que haya sido tan devastador como "Gilberto". Ninguno como él, hasta la fecha.

Un aspecto de destrozos causados por "Isidoro"
Un aspecto de destrozos causados por "Isidoro"

Por eso cuando anunciaron que "Delta" entraría a Yucatán con categoría 4, me preocupé solo un poco; algo me decía que aún no volvería a ver algo con la magnitud de "Gilberto".

Por si las dudas, amarramos hasta las macetas e hicimos “cola” para café y galletas en el súper olvidando la sana distancia.

Con "Gilberto" fuimos testigos en primera fila la ira de la naturaleza, de su intensidad mortífera. Tuvimos miedo, siempre lo tendremos cada vez que el servicio meteorológico anuncie un huracán. Yucatán tiene una herida que no cierra.

Nadie, ni los Meteorólogos del Centro Nacional de Huracanes, con los modelos matemáticos de predicción, predijeron que "Isidore" entraría al estado de Yucatán, aquel domingo 22 de septiembre
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán. Avenida Yucatán.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán. Dzilam Bravo.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán.
ISIDORO SEP 23 DE 2002 DERRUMBE DEL TECHO DE LA IGLESIA DE LOURDES FOTO CELIS ------ página A-8, COLOR, 3 cols. nuevas x 11 cm de altura.
ISIDORO SEP 23 DE 2002 TODA LA CALLE 58 DE GRANJAS LLENDO A SANTA ISABEL LA GRAN MAYORIA DE LOS POSTES SE CALLERON FOTO CELIS
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán. Colonia Renacimiento.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán. Mocochá.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán. Estadio Olímpico.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán. Parque Eulogio Rosado.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán. Colonia Esperanza en Mérida.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán. Progreso.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán. Valladolid.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán. San Cristóbal.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán. Parque de Mejorada.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán. 65 con 60.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán. Motul.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán. Dzilam González.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán. Fraccionamiento Granjas.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán. Dzidzantún.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán. Casa del Pueblo.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán. San Felipe.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán. 62 con 63 en Mérida.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán. Carretera costera a Telchac. ------ guia local
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán. Kukulcán.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán. Prolongación Montejo.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán.
Efectos del huracán "Isidoro" en Yucatán. Vía a Motul.

López Obrador supervisará avances del Tren Maya desde Chiapas hasta Yucatán

Beatriz Gutiérrez Müller firma nota con apellidos de AMLO