in

Abogado fortalece su espiritualidad para el viacrucis

Jesús Solorio Ancona representará a Jesucristo en el viacrucis de la capilla de San Vicente de Paúl

Conectado con Jesucristo

Jesús Solorio Ancona vivirá con mayor devoción e intensidad esta Semana Santa porque representará a Jesucristo en el tradicional viacrucis viviente de la capilla de San Vicente de Paúl, de la colonia Francisco I. Madero.

La emoción comienza porque se llama igual que el hijo de Dios y tiene 33 años de edad, la misma de Cristo cuando fue crucificado.

Siendo licenciado en derecho y litigante, esta experiencia lo motiva para “ser mejor persona y profesional comprometido a favor de la familia, por los que claman justicia y por los más desfavorecidos”, expresa.

El viacrucis de la capilla San Vicente de Paúl es organizado desde hace 25 años por el grupo Jesús de Nazareth, del que forman parte tanto Jesús Solorio como Aurelia Tzuc Puc, quien representará María.

Jesús Solorio, vecino de la colonia Francisco I. Madero, ha participado ocho años en el grupo organizador del viacrucis, donde ha representado un soldado, un centurión y a Judas.

No había pensado en ser Cristo hasta que llegó la invitación, a la que respondió con un sí, aunque después se dio cuenta de la gran responsabilidad que significa. “Es un papel para el que la persona se tiene que preparar porque todos tendrán puesta su mirada en él”. Además, explica, es representar el papel de una persona que sufrió traición y abuso de autoridad. “Eso me hace pensar lo que se está viviendo hoy día no se compara en nada con lo que él vivió”.

Esta vivencia y la formación que ha obtenido lo ha llevado a ser más paciente, respetuoso y tratar de ser mejor persona en todos los ámbitos.

Después de esta experiencia tratará de seguir las huellas del Hijo de Dios en su vida cristiana.

Uno de los retos que ha tenido en la preparación ha sido “llenarse de espiritualidad” para compartirla con las personas.

Para él, la cuarta y la quinta estación del viacrucis —cuando María quiere acercarse a su hijo y cuando el Cireneo lo ayuda a cargar la Cruz, respectivamente— son muy significativas porque en éstas tiene presente a su madre y el pensamiento de que todos necesitamos la ayuda del prójimo.

Parte de la tradición es que el joven representará a Jesucristo por tres años en el viacrucis.

Aurelia Tzuc Puc, de 20 años, estudiante de licenciatura en Mercadotecnia y vecina de la colonia Francisco I. Madero, representará a María por segunda vez (la primera fue en 2017).

Comparte que ser la madre de Jesucristo es un compromiso muy importante para lo que se tiene que preparar, por ejemplo, con mucha oración en la que han pedido por su salud para estar al cien por ciento el Viernes Santo.

Esta experiencia la ha llevado a tener sentimientos encontrados, como el recuerdos de familiares fallecidos. “El dolor que María sintió no se compara en nada”.

A ella le gustaría aprender más de la biblia, sobre Jesús, María y de música mariana.

Jesús Puc Flores, coordinador del grupo Jesús de Nazareth, detalla que este viacrucis incluye la participación de medio centenar de personas. La actividad se ha preparado desde enero e incluye la activa participación de jóvenes.

Hoy, el grupo cumplirá 25 años, durante los cuales ha evangelizado por medio de obras de teatro.

Año con año, el apostolado se esfuerza para realizar el viacrucis con los jóvenes, pues a los integrantes no les gustaría que no se realizara la representación por falta de participantes, como ha ocurrido en la sede parroquial de Corpus Christi.— Claudia Ivonne Sierra Medina

El viacrucis

En la capilla de San Vicente de Paúl, de la colonia Francisco I. Madero, el programa del Viernes Santo se iniciará a las 9:30 a.m. en el Campo de San Cayetano, ubicado en la calle 65 con 63-B (en el parque colindan San Cayetano y Francisco I. Madero) con la representación de escenas con Poncio Pilatos. A las 10:30 comenzará el viacrucis con dirección al campo de béisbol de la colonia Francisco I. Madero, a donde deben llegar a la 1 p.m. Los oficios darán inicio 30 minutos después.

Preparación física

Para representar a Jesucristo en el viacrucis, Jesús Solorio Ancona ha realizado una rutina de pesas, barra y cardio, combinado con una alimentación equilibrada, con lo que ha bajado siete kilos para llegar a su peso ideal, que es 70. La cruz que cargará es de madera y pesa 60 kilos.

Joven fallece en los brazos de su madre a las puertas del O’Horán

Cartón de Tony: SANDWICHAIROS