in

Adaptados al confinamiento

Los diseños “Crisálida urbana” de Rebeca Chavero Torres y “Núcleo perla” de Alex Pérez de la Cruz

Alumnos de la Anáhuac Mayab diseñan módulos

Como parte del taller de Proyectos que imparten los maestros Karla Gómez Echeverría y Abraham Siqueff Millet, alumnos del tercer semestre de Arquitectura de la Universidad Anáhuac Mayab elaboraron módulos habitables de un metro cuadrado y funcionales en la nueva normalidad.

“El encierro al que nos hemos visto obligados ante una crisis sanitaria llevó a replantearse diferentes aspectos de la vida cotidiana, entre ellos el diseño de viviendas, pero también la creación de elementos arquitectónicos como solución a futuros confinamientos, que permitan realizar actividades en espacios públicos”, dijeron los profesores.

En entrevista con el Diario, el arquitecto Siqueff Millet señaló que “algo tan simple como ir al parque o a la playa ya no es lo mismo, esté permitido o no; el tema de la sanidad es algo que va a quedar permanentemente en nuestra cultura”.

En ese sentido, dentro del taller los alumnos realizaron módulos individuales, células o habitáculos de un metro cuadrado con diferentes usos. Algunos fueron proyectados para el malecón de Progreso y otros para el Parque de las Américas, entre otros lugares públicos.

Por su parte, la arquitecta Karla Gómez indicó que el objetivo del trabajo fue replantear el papel del arquitecto: “Como arquitectos o profesores pensamos en una arquitectura muy teórica, tal vez, y lo que quisimos con este proyecto es volverla más práctica, consciente, que se enfocara en una problemática actual y que no se quedara en una propuesta vaga, sino que fuera funcional, no solo apreciativa; que permitiera tomar en cuenta cómo vamos a adaptarnos”.

Entre los proyectos que destacaron se encuentran “Núcleo perla”, realizado por Alex Pérez de la Cruz; “Colmena de estudio Ah Muzenkab”, de Jafet Sastré Rivera; “Crisálida urbana”, de Rebeca Chavero Torres, y “Conexión Kuxtal”, de Jacqueline González Herrera.

Según compartió Rebeca Chavero, su proyecto se enfocó en una necesidad de los estudiantes, que integró al contexto urbano: “Traté de buscar un proyecto que mimetizara mi módulo con el Parque de las Américas y que representara la riqueza cultural y del paisaje urbano que tenemos en Yucatán”.

El resultado fue un módulo de estudio con forma de capullo para espacios públicos. En la parte de arriba se incluye un mirador donde el usuario pueda tomar un tiempo de relajación.

Jacqueline indicó que su proyecto se basó en la activación económica en el puerto de Progreso con espacios recreativos para apreciar el mar, meditar, leer, descansar y salir de la rutina diaria.

El módulo, que surge de combinar la inspiración en una caracola y una concha, se desarma para facilitar su transportación y uso en cualquier momento: “Jugué con los elementos que encontré, jugué con los rectángulos, la espiral, los roté, hice curvas… al final me dio esta forma. Y lo que se caracteriza mi proyecto es que lo puedes abrir, armar tú mismo”.

Sastré Rivero reconoció que la propuesta del taller en principio fue desafiante por la condición de ajustarse a un metro cuadrado de planta: “Me visualicé como un usuario en este proceso de encierro, aproveché esta oportunidad para crear mi espacio personal”.

Tras señalar que planteó su proyecto para el Parque de las Américas, Jafet dijo que “Colmena de estudio Ah Muzenkab” hace analogía con las abejas meliponas: “Quise centrarme en eso para crear cierta interacción con el sitio que es muy regional”.

El módulo, explicó, se puede usar de forma vertical para trabajar u horinzontal para descansar.

Los maestros señalaron que todas las propuestas presentadas “son sumamente enriquecedoras y satisfactorias, coincidiendo en la necesidad de replantear la arquitectura; cada proyecto tiene un enfoque diferente, abordando la misma problemática”.

Entre estos proyectos, los de Rebeca y Alex ganaron el primero y tercer lugares en el Concurso de Carteles de la Universidad Anáhuac Mayab.— Iván Canul Ek

 

De un vistazo

“Núcleo perla”

Alex Pérez de la Cruz dijo que “Núcleo perla” es un trabajo ingenioso porque un metro cuadrado “es practícamente nada” y no es algo que se diga habitable: “Me basé en personas que con el problema del Covid-19 están en la calle. Mi módulo es un refugio para quienes no tienen un hogar para pasar la noche. No es para vivir, es un módulo habitable para pasar la noche y se basó en una almeja, ya que las perlas nacen una vez que un granito de arena entra en la almeja. Pensé en la persona como si fuera el granito de arena”.

Fácil traslado

El módulo es movible y cuenta con dos pequeñas ruedas que facilitan su traslado.

Pierde el apoyo de los republicanos

Cartón de Tony: La degradación de un lema