in

Adiós al médico y maestro

El doctor David Antonio Pérez Loría

Por José Antonio Cetina Manzanilla (*)

El doctor David Antonio Pérez Loría se graduó como médico cirujano con máximos honores en la Escuela Médico Militar, de la especialidad de Neumología como Special Fellow en el Centro Médico de Denver; fue jefe de residentes de Cirugía General y de Tórax del Hospital Central Militar; director del Hospital Militar Regional de Mérida y del Hospital Escuela O’Horán; catedrático de la Unimayab y profesor titular del módulo de Neumología de la Facultad de Medicina de la Uady en los cursos de Educación Médica Continua.

Sus características: médico graduado hace 50 años con alto sentido humano, su pasión fue la enseñanza de la Neumología dirigida a médicos en formación y de primer contacto (médicos generales), a los que transmitía sin restricciones sus conocimientos y los secretos propios de la Medicina.

En 1995, mediante un convenio entre la Academia Nacional de Medicina de México y la Facultad de Medicina de la Uady, se estableció el Programa Nacional de Actualización y Desarrollo Académico para el Médico General (Pronadameg), en el cual el doctor David Pérez Loría fue la piedra angular en el área de Neumología, actividad compartida con otros compañeros neumólogos identificados con sus ideales y el deseo de actualizar a aquellos médicos que no tuvieron la oportunidad de consolidar sus estudios al término de la licenciatura.

Cuando recordamos al maestro pensamos en aquellas personas que participaron en nuestra formación de primaria, secundaria, preparatoria y licenciatura; en Medicina aprendemos algo de todas las enfermedades y adquirimos conocimientos que necesariamente deben renovarse en forma permanente. Quienes conocimos al doctor Pérez Loría admiramos su calidad humana, su dedicación con los pacientes, su honestidad, pero ante todo su capacidad para resolver las inquietudes generadas por la enfermedad tanto para el paciente y sus familiares como para los médicos en el afán de renovar sus conocimientos.

La interpretación de los signos y síntomas de la enfermedad, la solicitud de la interpretación de los estudios de apoyo considerados a su criterio indispensables para el diagnóstico, fue una de sus características. Este mensaje lo transmitió a cada grupo de médicos en el programa de Educación Médica Continua durante 25 años en forma ininterrumpida con una claridad extraordinaria al describir el tema en estudio, el diagnóstico diferencial y el tratamiento, todas ellas experiencias muy valiosas para el médico que desea superarse.

Al doctor Pérez Loría, recientemente fallecido, sus compañeros médicos, maestros y alumnos lo recordaremos siempre como una persona afable, humana, accesible, pero ante todo dedicada a la atención de sus pacientes y que compartió con compañeros médicos y alumnos experiencias e inquietudes.

Coordinador de la Academia Nacional de Medicina en Yucatán y de los cursos de Actualización de Educación Médica Continua de la Facultad de Medicina de la Uady.

Por malas lecturas eléctricas

Vigilancia en el reparto de ayuda