in

Ahora hay escasez de escritorios

Fotografía del escritorio que Megan Fry fabricó en casa con una mesa sin patas y estantes de libros

Crece la demanda por el trabajo y las clases en casa

NUEVA YORK (AP).— Primero fue el papel de baño. Luego, las toallitas húmedas. Los frijoles en lata. Las monedas. Las computadoras. Ahora son los escritorios los que escasean debido a la pandemia de coronavirus.

Millones de niños que reciben clases en línea tienen a sus padres pasando apuros para conseguirles escritorios. Es un problema menor comparado con el de los niños que no tienen ni siquiera internet o computadora en casa, pero es una preocupación para los adultos lo suficientemente afortunados de tener espacio y dinero para destinar a este tema.

Al mismo tiempo, algunas personas se están dando cuenta que van a trabajar desde casa por mucho tiempo más y requieren muebles nuevos. Para encontrar escritorios la gente está visitando tiendas cerca y lejos, e incluso fabricándolos.

Elizabeth Rossmiller, una maestra que trabaja desde casa por primera vez, necesitaba algo mejor que su configuración actual: un cesto de ropa colocado bocabajo sobre una mesa de noche.

El escritorio que quería en Amazon estaba agotado. No había nada disponible por menos de 200 dólares en las tiendas habituales. Su esposo encontró un modelo de muestra en una tienda ubicada a 45 minutos de su casa en Gresham, Oregon.

Era más pequeño y estaba más maltratado de lo que ella esperaba, pero es “mejor que un cesto de ropa”.

Reabastecimiento

Cadenas de tiendas se están reabasteciendo de equipo de oficina debido a la gran demanda. En internet, la venta de escritorios, sillas y lámparas fue 283% mayor en agosto pasado respecto del mismo mes de 2019.

Los sitios que venden productos usados atrajeron mayor interés: en Facebook Marketplace, el interés por los escritorios ha aumentado al doble comparado con el mes anterior, pero los precios no son exactamente bajos.

Altos en exceso

Shaynah Dungan, quien necesita un escritorio para cuando en enero próximo comiencen sus clases en una escuela de belleza, indica que muebles como el que ella quiere tienen precios excesivamente elevados.

Megan Fry, quien este mes comenzará a trabajar en casa como personal de servicios al cliente, optó por fabricar el suyo tras hacer visitas a varias tiendas en las que no pudo encontrar escritorios por menos de 150 dólares. Lo elaboró usando una mesa sin patas, que colocó sobre estantes de libros.

“No es lindo y atractivo como un escritorio y quisiera tener gavetas. Pero estoy contenta de que es limpio y tiene una superficie amplia para mi laptop”, afirma.

Caída del empleo se prolonga

Cartón de Tony: La selfieseñal