in

Al rescate de la familia

Consejos para las mamás en época de contingencia

Mabel combina su papel de ama de casa con su desarrollo profesional desde hace más de 11 años. Tiene dos hijos varones que estudian la primaria, practican deportes y les gusta la computación.

Hasta marzo, la mujer tenía su agenda organizada y cumplía con cada aspecto en tiempo y forma. A raíz de la cuarentena todo cambió.

Hoy, además de ser ama de casa y supervisar que todo marche en orden en el hogar, incluyendo la comida y la limpieza, debe vigilar que los niños se “conecten” a sus clases, cumplan con las tareas y enviarlas a las maestras, todo sin despeinarse, pues debe conectarse o asistir a su oficina para cumplir con sus deberes laborales.

Por momentos se siente enojada y extremadamente cansada, lo que la ha orillado a gritarle a sus hijos, sobre todo cuando ellos prefieren jugar en lugar de estudiar o cuando desordenan en exceso el hogar. A veces el estrés de su hogar ocasiona que se equivoque en el aspecto laboral y la situación le ha hecho pensar que no está haciendo las cosas bien.

Mabel no es la única. La situación ha cambiado el rol tradicional de la madre trabajadora, con las consecuencias que ello trae: sobrecarga física y emocional.

La pedagoga Silvia Josefina Axle Echánove reconoce que la situación de Mabel es frecuente entre las madres que trabajan hoy día, sin importar su profesión.

La especialista, quien vive una situación similar: combina la maternidad con su desarrollo profesional, dice que lo más importante es organizar los tiempos y roles familiares, así como involucrar al papá y a los hijos en las labores del hogar.

“El involucramiento de todos los integrantes del hogar ayuda a descargar el trabajo y el acumulamiento emocional de las mamás, que sin ayuda terminan por explotar. Y, si la mamá no está bien, el hogar tampoco”.

Sin importar la edad de los niños, todos deben tener una responsabilidad y ésta debe ir de la mano de lo que pueden hacer y lo que se necesita.

“Además de platicar con ellos la importancia de su colaboración, también debemos darles incentivos que mantengan su atención y compromiso. Por ejemplo, comprometerse a una pijamada semanal si cumplen con el aseo”, comenta.

El factor de motivación extrínseca presente los motivará y creará el hábito, lo que repercutirá en una costumbre que seguirá después de que acabe la cuarentena.

Cumplir un horario

Es importante cumplir con un horario que no necesariamente debe ser rígido.

“Si nos acostamos muy tarde y nos despertamos muy tarde, nuestro itinerario se mueve y el cuerpo no necesariamente descansa. Debemos establecer horarios que nos permitan cumplir con nuestra secuencia diaria de actividades”, señala.

La restricción del horario también se aplica para el uso de la televisión o de las tabletas y celulares.

“Muchas mamás se apoyan de los celulares y tabletas para tener el tiempo libre y trabajar o descansar. Es válido, siempre y cuando sea con tiempo y uso controlado. Los hijos deben entender que es un premio al buen comportamiento y cumplimiento de las obligaciones”, enfatiza la catedrática.

“En situaciones adversas el optimismo es necesario, no sólo por la tranquilidad que causa, sino por la capacidad que brinda de ser resilientes y aprender de nuestros errores”, comparte la pedagoga, quien agrega que el optimismo va de la mano de creer.

“Sea cual sea tu religión, ahora es el momento de espiritualidad, fe y esperanza. Todo va a estar bien y si puedes contagiar esto a tu familia, todo saldrá mejor y te permitirá tener una mayor estabilidad emocional”.

Música y color

Estudios científicos hablan de los beneficios de la música y el arte en la vida, Silvia Axle coincide con ello y sugiere compartir actividades de este tipo con los hijos para alimentar el alma y tranquilizar a hijos inquietos.

“Pintar, colorear, escuchar música son actividades que nos ayudan a tener estabilidad emocional. A los niños les tranquiliza la música clásica, y pintar lo desestreza y deja dispuestos a colaborar”, revela.

Sin embargo, la especialista asegura que cualquier consejo para manejar el estrés diario no servirá si primero las personas no se mentalizan y se preparan para lo que viene.

“Desde que esto comenzó los días no son los mismos y ya no serán igual. Si preparamos nuestra mente para afrontar los nuevos retos, sacaremos lo mejor de nosotros como personas, mujeres, mamás y profesionales”.

“Antes de reaccionar a cualquier situación, respira profundo, tranquilízate, recuerda que todo tiene solución menos la muerte, involucra a tu familia en las decisiones y descansa de todo, mamá lo merece”.— Isabel Montero Zaldívar

 

¿Por qué "Las Lavanderas" usaban playeras de Chivas y Rayados?