in

Algunas reflexiones al iniciar este nuevo año

“La oración nos pone en comunión con el padre y con su hijo

Yolanda Uicab Garrido y Herminio José Piña Valladares y (*)

Iniciamos un nuevo año con varias preocupaciones y problemas de diferentes tipos y circunstancias, sobre todo en estos momentos que estamos viviendo con la pandemia del Covid-19, y debemos reflexionar y pensar para que no nos decaiga el ánimo.

Estamos viviendo un año nuevo en el que debemos renovar nuestras aspiraciones para aumentar nuestra esperanza con estos pensamientos recordemos que Jesucristo nos trajo un mensaje de paz, de fe y esperanza, así como también nos transmite que Dios es también nuestro Padre y podemos llamarlo “Aba”, padre mío, porque él nos ama con un amor inmenso y podemos dirigirnos a él no como a un jefe o un patrón sino como a un verdadero Padre que nos ama.

El evangelio de San Juan nos menciona: “Mira cuán grande es el amor que nos ha otorgado el Padre para que seamos llamados hijos de Dios”. Debemos invocar a Dios como padre porque nos lo ha revelado Jesucristo, el hijo de Dios hecho hombre, en quien, por el Bautismo, somos incorporados y adoptados como hijos de Dios.

La oración nos pone en comunión con el padre y con su hijo, Jesús. También debemos orar con la confianza, sencillez, fidelidad y sobre todo con las disposiciones propias del que reza al Padre.

El evangelista San Lucas nos narra: “Un día estaba Jesús orando en cierto lugar. Cuando terminaba su oración uno de sus discípulos le pidió: ‘Señor, enséñanos a orar así como Juan enseñó a sus discípulos’. Él les dijo: ‘Cuando recen digan: Padre, que tu nombre sea santificado, que venga tu reino. Danos cada día el pan que debemos esperar...’” (Lucas 11,1-2). Hoy día debemos reflexionar en cada una de las partes de la oración con la cual nos dirigimos a nuestro padre Dios.

Cuando oremos dirijámonos confiadamente a nuestro padre Dios, que él nos escucha, pero sobre todo recemos y reflexionemos con el significado profundo de la oración que Jesucristo nos enseñó: El Padre Nuestro.

Abogado y asesor jurídico. hjpvdirector@hotmail.com

 

Brillante en el Dakar