in

Amenaza a la paz mundial

Un niño juega afuera de su casa en Kabul. Países en conflicto

Piden reforzar la lucha contra el tráfico de obras

PARÍS (EFE).— Expertos internacionales en la protección de bienes culturales alertaron en una cumbre virtual de la Unesco del preocupante aumento del tráfico ilegal de esas obras, que repunta en zonas de conflictos y desastres naturales e incluso por la pandemia.

La reunión, en el 50o. aniversario de la convención sobre las medidas para impedir la importación, exportación y transferencia de bienes culturales de propiedad ilícita, se propuso reforzar las herramientas del acuerdo e impulsar su ratificación por más países.

El subdirector de Cultura de la Unesco, el chileno Ernesto Ottone, advirtió que la destrucción de bienes es una amenaza para la paz y la seguridad internacionales.

La directora general de la Unesco, Audrey Azoulay, se refirió al caso de Afganistán, país con “riquezas culturales excepcionales” donde hay un “riesgo de destrucción y de tráfico ilegal”.

“Necesitamos asumir una nueva ambición. Conseguir la mayor coalición para garantizar que nuestra acción es lo más efectiva posible”, expresó Azoulay.

“Hemos recibido información de Afganistán según la cual ciertos depósitos han sido saqueados. Nuestros instrumentos son muy distintos a los que había hace quince años. Gracias al trabajo de inventario, garantizaremos que todos esas obras vuelvan a su país de origen”, dijo Ottone.

Añadió que el Estado Islámico se sirve de bienes saqueados y vendidos en el mercado negro para financiarse, práctica que también se da en África, en zonas de grupos terroristas.

Por otro lado, señaló que la pandemia dejó a muchos museos y lugares protegidos en situación vulnerable.

Europa es uno de los principales destinos de los bienes saqueados. Un estudio reciente halló que en Alemania solo el 2% de los bienes culturales vendidos o comprados tienen origen legal.

 

El Cessp denuncia falta de claridad

Envuelven por completo el Arco del Triunfo