in , ,

Ánimas en “delirio” llenan de tradición el Centro Histórico

MÉRIDA.- La Calavera Catrina y la Calavera Mestiza salen al encuentro entre sí, se miran, desconfían mutuamente, desdeñosas cada cual se aferra a su abolengo, se legitiman, entiende que a pesar de su modo de pensar, a pesar de una vestir de elegante atuendo y otra de modesto huipilito, una de enorme sombrero emplumado y otra de un simple rebozo, en el fondo la muerte es una sola e ineludible.

El Delirio Teatral tomó la noche de éste sábado el atrio de la Santa Iglesia Catedral, lo llenó de luz, color y tradición, lo revistió de nostalgia y homenaje para un actor regional que se adelantó a los otros, Raúl Niño “Salma Salomé”, estuvo presente en espíritu en este montaje escénico cuyo tema central fue precisamente el funeral de la Segunda actriz del teatro regional.

Te puede interesar: Fotos de la muestra de altares en la Plaza Grande

Teatro Regional Yucateco

Alrededor de 3,000 personas se dieron cita para disfrutar de esta tradicional representación que reúne a lo más divertido del teatro regional con la presencia de numerosos actores y actrices quienes dieron vida a las historias que se entretejen en los distintos hogares de la sociedad yucateca cuando se trata de afrontar la muerte de un ser querido.

Actores en Cortejo Fúnebre

Mario Tercero, Dzereco y Nohoch, Jeniffer Ramos, Andrea Herrera, Ruperta Pérez Sosa, Octavio Ayil, Cocotazo, Balita Balam, Cuxum, fueron tan sólo algunos integrantes del delirante elenco que arrancó carcajadas a raudales. Previamente todos los actores participaron en el Cortejo Fúnebre que se realizó del parque de Santa Ana a la Catedral de Mérida y lo hicieron a bordo de coches calesa.

Andrea Herrera, quien coordinó la producción, explicó que el trabajo ha sido muy intenso pero el resultado bien ha valido la pena porque se ha logrado un espectáculo lleno de tradición, remembranzas, buenos recuerdos de actores que han partido de este mundo al más allá, pero sobre todo ha quedado de manifiesto la solidaridad y el apoyo mutuo que hay en el gremio cuando se trata de trabajar en pro de un mismo objetivo.

En el primer cuadro del Delirio Teatral, la Calavera Catrina, caracterizada por Nani Namú y la Calavera Mestiza interpretada por Madeleine Lizama “Candita”, se encuentran sobre el escenario para hablar de su abolengo y sus orígenes: la primera se dice hija de José Guadalupe Posada, e inmortalizada por Diego Rivera en su afamado cuadro “Sueño de una tarde dominical en la Alameda”, cosa que no parece impresionar mucho a la segunda quien se presenta como pariente cercana de Mauricio Vila y Renán Barrera e inmortalizada en una fotografía del Diario de Yucatán una mañana en la bici ruta dominical.

El montaje duró casi dos horas, al final del mismo, tras converger todos los participantes en el último adiós a “Salma Salomé”, la fotografía del fallecido actor yucateco proyectada en una gran pantalla, despertó sonoros aplausos del respetable.

En la parte final se presentó el ballet folclórico juvenil del estado acompañado por la Orquesta Jaranera del Mayab.- Emanuel Rincón Becerra.

Te puede interesar: El altar de muertos: lo que debe llevar y su significado

República al día