in

Apaga la luz para dormir

Dejar la luz encendida al dormir afectaría las señales de melatonina

Dejarla encendida afecta el cuerpo y se subiría de peso

LOS ÁNGELES (EFE).— La exposición a luz artificial en la noche mientras duermen lleva a las mujeres a un mayor riesgo de aumento de peso, con consecuencias de sobrepeso y obesidad, reveló ayer un estudio del Instituto Nacional de Ciencias de la Salud y el Medio Ambiente de Estados Unidos.

“La exposición a la luz durante la noche puede tener efectos directos en las señales de melatonina, la disrupción del sueño y los ritmos circadianos, lo que puede resultar en el aumento de peso y obesidad”, señaló el estudio tras investigar a cerca de 44,000 mujeres en Estados Unidos que dormían con una luz en la habitación o con la televisión encendida.

“La exposición a luz artificial durante la noche puede afectar la calidad del sueño, lo que a su vez afecta la alimentación y la actividad física”, señaló el reporte elaborado por la epidemióloga Dale Sandler y su colega Yong-Moon Mark Park.

Ambos explicaron que “se comprobó que la exposición a la luz artificial durante la noche (ALAN) afecta los genes del reloj circadiano, lo que a su vez altera los comportamientos alimenticios en roedores”.

Para verificar el efecto en humanos, los investigadores utilizaron datos del “Estudio Hermana”, un vasto análisis de la población femenina en Estados Unidos realizado entre julio de 2003 y marzo de 2009 con mujeres de entre 35 y 74 años de edad.

A la información resultante de este estudio, los epidemiólogos le dieron seguimiento durante más de cinco años para su investigación particular.

La exposición a luces de fuera de la habitación —luz de la calle— o dentro de la habitación —como una televisión— dio resultados de mayor circunferencia de la cintura de las mujeres de entre el 41.6% y 50.5%, en comparación con aquellas que no recibieron luz artificial mientras dormían.

En concreto, el 62.4% de las mujeres expuestas a luz proveniente de fuera de la habitación durante la noche presentaron un Índice de Masa Corporal (IMC) mayor de 25, lo que se considera sobrepeso, u obesidad si es de 30 o más.

Un 71.6% de las mujeres expuestas a luz artificial proveniente de la misma habitación presentaron índices de IMC mayores de 25.

“La exposición a ALAN fue significativamente asociada (…) con cada medida de obesidad encontrada”, concluyó el informe, publicado ayer en la revista científica JAMA Internal Medicine.

Además, los autores observaron que la exposición a la luz artificial mientras se duerme en la noche puede ser un indicador de “desventaja socioeconómica o conductas no saludables” que a su vez pueden contribuir al aumento de peso.

 

Los Guerreros ganan en Toronto y fuerzan a un sexto partido

Cartón de Tony: Ardua tarea por delante