in

Aprender de los mejores: claves para una conferencia perfecta

¡Excelente! Vas a dar una conferencia, han aceptado tu propuesta y ahora vas a poder comunicar todo lo que sabes sobre ese tema que tanto te apasiona… Ahora solo necesitas salir de esta situación sin que los nervios o la ansiedad acaben antes contigo. Se lo hemos visto hacer antes a muchos grandes comunicadores, ellos hacen que parezca fácil salir, hablar, transmitir ideas y motivar a todo un auditorio repleto. Pero si nos planteamos hacerlo nosotros veremos que eso no es tan fácil de conseguir. 

Vamos a ver algunos trucos y recomendaciones que los expertos en esta materia hacen para lograr una buena comunicación con la audiencia. Aprendamos de los mejores.

Claves para una conferencia perfecta

Cuando un evento necesita a un gran comunicador recurre a Aurum Bureau (https://www.aurumbureau.com/), un grupo especializado en la gestión de charlas y conferencias a cargo de grandes personalidades del mundo de los negocios, la ciencia o la política. Si nos fijamos en el perfil de estos hombres y mujeres conferenciantes (https://www.aurumbureau.com/es/categoria-speaker/mujeres-conferenciantes/) ya veremos que reúnen varios elementos clave: experiencia, pasión por lo que hacen y cercanía con el público. 

Pensemos en Mayim Bialik (https://www.aurumbureau.com/es/speaker/mayim-bialik/), una doctora en neurociencia que además puede conseguir hacernos reír en series de televisión como The Big Bang Theory. Ella es una especialista en motivar a niñas y mujeres para que se interesen en la educación y la ciencia; ella utiliza su propia experiencia y sus anécdotas personales para lograr una comunicación directa con el público. Esta es, de hecho, la primera y principal recomendación que un experto conferenciante nos podría hacer para logra una excelente conferencia.

Sé tú mismo: las personas se relacionan y se conectan con la autenticidad. Nuestra audiencia valorará encontrar en el escenario a alguien que habla con sinceridad y sin representar un papel; esto no es teatro. 

Más consejos

Preparación, práctica y perfeccionamiento; en ese orden. Preparar cuidadosamente qué queremos contar, practicar para hacerlo con claridad y confianza, perfeccionar nuestro modo de expresarnos para poder deshacernos de esas palabras muletas, del tipo de “hum” y “sabes”…

Describir lo que estamos diciendo usando palabras vívidas, pero no complejas, algo que ayude al público a pintar una imagen en su mente de aquello que queremos comunicar.

Hacer uso de cierta variedad vocal. Cambiar el tono y el volumen para mantener a la audiencia interesada. Además, esto reproduce la forma en que se realizan las conversaciones coloquiales, por lo que aportará parte de la autenticidad que debe tener nuestra conferencia. Pensemos en una charla entre amigos, a buen seguro el tono y el volumen de nuestras palabras cambia mucho en ellas para apoyar o dar énfasis a lo que decimos. No podemos aportar cercanía sin este recurso esencial en la comunicación real.

Estudiar a los grandes; mirar atentamente lo que hacen los grandes oradores. El modo en que introducen sus anécdotas personales, la forma en que interpelan a la audiencia para hacerla partícipe de la charla. Siempre es importante aprender de los mejores. 

Obtener comentarios y críticas constructivas. Un ensayo de práctica con una audiencia de confianza puede ayudar a eliminar los errores y a adquirir seguridad en nuestras capacidades. Los comentarios de esta audiencia de práctica podrán resultarnos muy útiles para mejorar; eso sí, debemos tomarnos con talante constructivo todo tipo de críticas y sugerencias que se reciban. 

Cuidar la apariencia. Esto no significa que debamos vestir como en una boda o en una noche en la ópera. Se trata de que, si tú te ves bien y cómodo, te sentirás bien, lo que te ayudará a dar un excelente discurso.

Atención a las pausas; le dan tiempo a la audiencia para pensar y les ayudan a participar. Es importante esta última parte, la de que en algunas de nuestras pausas interpelemos o invitemos al público a mostrar su acuerdo o rechazo sobre lo presentado.

El lenguaje corporal es muy importante. Debemos usar gestos y utilizar todo el espacio del escenario para ayudar a transmitir nuestro mensaje. En la vida real gran parte de la comunicación se realiza a través de la comunicación no verbal. En el escenario de una conferencia también debemos utilizar este recurso, de lo contrario estaríamos restando naturalidad a nuestra propuesta. Del mismo modo usar el espacio del que disponemos también contribuye a una buena comunicación. Quedarse quieto en una misma posición todo el rato, o moverse oscilando de un lado a otro periódicamente, son acciones que no van a dar una sensación de naturalidad y no van a transmitir la autenticidad que deseamos. Se trata de moverse de modo tranquilo y relajado, acorde con el ritmo de nuestra charla y usando ese movimiento para involucrar a toda la audiencia. 

El punto final es la confianza. Si usamos los gestos, el lenguaje corporal y el movimiento para adueñarnos del escenario estaremos utilizando los mismos recursos que se usan en la vida cotidiana para expresarnos. Ni más ni menos. No hay nada antinatural en eso, todo lo contrario; si lo pensamos veremos que todos los consejos y pautas descritas, en realidad nos están diciendo que nos comuniquemos con normalidad con nuestra audiencia. Por tanto, confiemos en nuestro discurso y mostrémonos tranquilos.  

Síguenos en Google Noticias

BBVA Bancomer reportó una falla nacional en sus servicios bancarios (Foto tomada de “Global Media”)

Otra vez falla aplicación y cajeros de BBVA México

TRUMP Impeachment

Demócratas proponen hoja de ruta para juicio político a Trump