in

Artistas locales comparten cómo pasarán las fiestas

Celia Pedrero recordó que años atrás la casa familiar era el punto de reunión de todos alrededor de la abuela. Una tía organizaba cantar villancicos frente al Nacimiento

La celebración de la Nochebuena y la Navidad será muy diferente este año para la mayoría de las personas, incluyendo a los artistas y creadores en general, algunos de los cuales comparten con quién y cómo pasarán las fiestas navideñas.

La escritora Celia Pedrero señala que a raíz de lo que se está viviendo, se aprecia más la convivencia y el poco tiempo con la familia se disfruta más, además de valorar estar juntos y sanos.

Comparte que la celebración de Navidad no será igual a años anteriores, con toda la familia reunida: tíos, primos y sobrinos, sino que será una reunión solo con el núcleo familiar, como son sus padres, su abuela de 91 años y su hermano con su familia.

Un cambio importante es que no será cena navideña, sino que una comida, para adaptarse a los tiempos que se viven y disfrutar más del encuentro.

En el tenor de hacer algo distinto y simbólico, en esta ocasión pensó seleccionar y leer una bonita poesía a la familia o bien un cuento, algo que normalmente no hacen esta fecha, pues todo mundo está eufórico, pero considera que es también tiempo de reflexionar y valorar lo que se tiene: la salud, la familia, y también las pérdidas que se tuvieron este año, saber soltar.

Respecto al menú de la comida, cuenta que cada año su hija Nelly Rincón Pedrero, prepara el bacalao, un guiso que “le queda delicioso” y es receta de su abuelo paterno, pero este año aún no sabe si lo hará, por lo que implica salir a comprar todos los ingredientes.

Ante la duda, la familia ya encargó los platillos que degustarán: pierna a la ciruela, sandwichón y pasta. Su hermano llevará el postre: cupcakes.

Para la reunión, apunta que tomarán las medidas sanitarias correspondientes, como usar el tapete desinfectante a la entrada y lavarse las manos al llegar, que son las sugerencias básicas.

Celia considera que lo más difícil del festejo de este año será no poder abrazar y besar a los seres queridos.

El actor Juan Ramón Góngora comparte que para él la Navidad siempre se relacionó con el hogar familiar, por lo que cuando regresó a vivir a Mérida, después de 21 años de radicar en Ciudad de México, acostumbraba pasar la Navidad en casa de sus padres, sobre todo porque el 25 de diciembre era cumpleaños de su mamá.

A raíz de que su madre falleció y su papá está en una casa de retiro, ya no se reúne con nadie.

Para él se ha vuelto una costumbre celebrar solo, tanto Navidad como Año Nuevo: “Me gusta mi soledad”.

La idea del hogar es para él el principal elemento de la vida, tener un lugar en la Tierra, y la Natividad representa para Juan Ramón un renacimiento, la oportunidad de analizar lo que ha pasado en el año para reinventarse para el siguiente.

“Me fascina la idea del nacimiento del Dios que vino por amor a la humanidad, me llena de esperanza, fe, alegría”, menciona.

Expresa que vivir solo es para él una manera de ser feliz y de entregarse plenamente a lo que quiere hacer en la vida.

Confiesa que es flojo para cocinar, por lo que para cenar en Nochebuena prepara cosas sencillas, que no faltan porque le recuerdan mucho a las navidades en la casa familiar, como la ensalada rusa de pollo, zanahoria y papa, y a la que no le pone chicharos, sino apio pelado y picado, debidamente aderezado con mayonesa, pimienta y su chorrito del jugo de los chiles jalapeños: “Una receta sencilla y universal”.

Además, suele preparar un plato que “es una costumbre chilanga”, pues con tantos años que vivió en Ciudad de México se dice orgullosamente “yucahuach”.

Se trata de una torta que en la capital del país se prepara con unos panes parecidos a los tutis yucatecos, pero sin relleno, y que les llaman hojaldras, aunque no tienen nada que ver con las que se conocen en Yucatán.

Dichos panes se abren y se les pone un relleno de pollo en mole con chocolate: “Es una torta deliciosa”.

Dice que es fácil de hacer, pues se cuece una pechuga de pollo y se desmenuza, y con el caldo del cocimiento se diluye el mole, para luego revolverlo con la carne y listo.

Con este guiso sus mascotas también se unen a la celebración, ya que les tocan los huesitos y pellejos del pollo.

La pintora Ceyda Clemente manifiesta que esta Navidad la pasará en su casa: “Haremos una cena sencilla y festejamos el cumpleaños de mi padre”.

Ceyda menciona que aún no se deciden qué preparar para la ocasión, lomo, lasagna o de plano carne asada estilo norteño.

La elaboración de la cena, cuenta, siempre recae en su mamá y ella, aunque si se deciden por realizar una parrillada, el que se encarga es su esposo.

Como cenarán en casa y no quieren perder el espíritu festivo, está pensando que tal vez pongan karaoke, “porque la familia es chiquita, pero cantadora”.

Además, como el cumpleaños de su papá es en Nochebuena, pues hacen doble festejo y ”merece cantar”.

La celebración de las fiestas navideñas la compartirá con su esposo, sus dos hijos y sus papás, por lo que serán sólo seis personas.

En otras ocasiones, detalla que se han juntado con otra familia con la que tienen amistad para celebrar, comparten la cena, pues cada quien lleva un platillo.

La contingencia sanitaria ha hecho que cambien los planes, “ahora estaremos solitos, pero celebraremos igual de alegres, agradeciendo principalmente porque acabamos el año con salud y recordando a los que han partido en el transcurso de estos meses”.

El director de la Orquesta de Cámara de Mérida e integrante de la OSY, Russell Montañez Coronado comparte que pasará la Navidad en casa, desde donde saludará a la familia por teléfono o videollamada atendiendo las normas de seguridad por la pandemia.

Planea preparar algo sencillo para cenar y escuchar mucha música, y pensar sobre los proyectos y programas para la Orquesta de Cámara de la ciudad.

En su casa, asegura que todos los días se escucha música yucateca y para la Nochebuena planea escuchar también a Beethoven, Bach, Mozart y Mahler.

Cuenta que normalmente pasa la Navidad con su hermana, cenan temprano, y al día siguiente suele reunirse con el grupo de amigos más cercanos, la mayoría músicos, para saludarse y celebrar. Pero este año no se verán, por lo que espera al menos poder saludarlos virtualmente.

Respecto a la cena navideña, indica que preparará lasagna a la boloñesa, vegetariana o a los cuatro quesos, y no puede faltar el sandwichón. Cuando pasa Nochebuena con su hermana, añade que disfrutan del pavo asado y del recalentado con sopa de lima.

Esta vez no será así, pero considera que vale la pena cuidarse para que toda la familia y todos en general estén bien, y que no falten la salud y el trabajo.— IRIS CEBALLOS ALVARADO

Cartón de Tony: Crítica intrascendente

Ojo con el uso de las bombitas