in

Cantos y alabanzas a Dios

Athenas en el concierto que ofreció en la Casa de Oración

Athenas guía a la reflexión a través de sus canciones

Un encuentro con Jesús a través de la oración y la música experimentaron cientos de personas durante el concierto que anoche brindó Athenas en la Casa de Oración, Silencio y Paz “Cristo Misionero” de la colonia Melchor Ocampo II.

La cantante argentina de 27 años llevó a los asistentes a vivir una experiencia con alabanzas y adoración al compartir su testimonio del amor de Dios en su visita a la capital yucateca como parte de su tour “Todo es tuyo”.

La interprete subió el escenario a las 7:29 de la noche, luego de una lluvia.

Entre canción y canción, Athenas dirigió algunas palabras a los presentes. “No es casualidad que hoy estén aquí; estoy segura que Jesús y Madre Santísima son felices que los alaben”.

“Jesús nos dice a todos bienvenidos porque él preparó este momento para tener un encuentro con nosotros”, dijo al inicio.

En la pantalla se proyectaron algunas imágenes y las letras de las canciones, que en su mayoría eran de su disco “Todo es tuyo”.

Con sus melodías Athenas invitó a la reflexión, “a cerrar los ojos para decirle a Jesús que lo necesitan, pedirle que entre a sus vidas y los llene de amor”.

El momento más emotivo fue el traslado del Santísimo al escenario mientras el público se ponía de rodillas.

La lluvia que cayó antes de las 6 de la tarde, hora a la que estaba programado el concierto, no fue obstáculo para la asistencia de la gente.

Previo a la actuación de Athenas, cantaron las religiosas Javiera Escobar Porma, Misionera Servidora de la Palabra y la Oración, y Elizabeth Carrasco Novoa.

El objetivo del concierto fue tener un acercamiento con Jesús Eucaristía por medio de la adoración, en un ambiente de predisposición para el Congreso Eucarístico Nacional que se realizará en septiembre en la ciudad y dar a conocer la Casa de Oración, Silencio y Paz, Cristo Misionero y el carisma que traen las madres Misioneras Servidoras de la Palabra y la Oración.— Claudia Sierra Medina

 

Sosa, salvador melenudo

Cartón de Tony: Ajustando la brújula