in

Chiapas, tierra de sensaciones

Recorrer el Cañón del Sumidero a bordo de una lancha es una experiencia única en Chiapa de Corzo

Dicen que Chiapas es tierra de sensaciones, de sensaciones que se traducen en experiencia, conocimiento y vida; pero no hay descripción certera porque Chiapas es más que frío y calor, que verde y gris, que pino y café, que piedra y cielo.

Chiapas es el estado más sureño del país y uno de los tres (los otros son Campeche y Tabasco) que comparte frontera con Guatemala.

Para llegar a su capital, Tuxtla Gutiérrez, se puede manejar por carretera (unas 11 horas) o viajar en avión (hora y media).

Tuxtla Gutiérrez, una ciudad moderna que es puerta de entrada a los miradores del Cañón del Sumidero, es punto de partida para ir a Chiapa de Corzo, uno de los cuatro Pueblos Mágicos de dicho estado.

La visita a Chiapa de Corzo —la primera ciudad que fundaron los españoles en el estado, según los chipanecos— es obligada, sobre todo si se piensa hacer un recorrido en lancha en el Cañón del Sumidero.

Es tal la relevancia del Cañón, que según las crónicas se formó por una falla geológica hace 12 millones de años, y está plasmado en el escudo de Chiapas.

Toda una experiencia

El recorrido en el cañón, por las aguas caudalosas del río Grijalva, es toda una experiencia que permite admirar los imponentes acantilados, el caudal del río, monos araña y cocodrilos, y figuras en las rocas. Es de destacar el famoso “árbol de Navidad” que se aprecia más en época de lluvia por la cascada que se forma.

Después del paseo, se pueden hacer algunas compras en los puestos de artesanías en la calle que va al embarcadero y luego visitar la plaza, donde se encuentra la famosa Pila, una fuente de estilo mudéjar hecha con ladrillos. El lugar es punto obligado para sacarse fotos y poder decir: “Estuve en Chiapa de Corzo”.

Si te atrae la marimba no debes pasar por alto la Casa Museo de la Marimba Nandayapa, donde además de conocer un poco más de este instrumento de percusión, podrás disfrutar de un concierto del mismo.

Pueblo Mágico

Otra ciudad que no puede faltar en el itinerario de viaje es San Cristóbal de las Casas, declarada también como Pueblo Mágico —y considerada por muchos como un museo en sí misma— por sus edificaciones religiosas como la Catedral de estilo barroco y los templos de Santo Domingo, del Carmen y San Francisco.

En su andador turístico se pueden hallar desde lugares de esparcimiento hasta tiendas de recuerdos; pero también se pueden adquirir directamente con los indígenas que se instalan en la explanada de la Catedral piezas de ámbar, objetos de barro, rebozos y más textiles.

Para los amantes del café (hay café en cada rincón de Chiapas), una opción sería visitar Cafeología (situado en el corredor turístico), donde más que servir y vender café puedes conocer todo el proceso que lleva realizar la bebida desde que el café es una planta. Una visita al lugar te cambiará, sin duda, la forma de tomar café.

Los otros pueblos mágicos son Palenque y Comitán, también sitios obligados de visita, al igual que Tonalá, Tapachula, Cascadas de Aguazul, Misol Ha, El Chiflón, Las Nubes, Lagunas de Montebello, Grutas de Rancho Nuevo, Bonampak…

Hay tanto para ver y visitar que un viaje resulta insuficiente para admirar toda la belleza natural del estado donde la selva se mezcla con el bosque y predominan los paisajes montañosos.— Jorge Iván Canul Ek

Intenta suicidio por despojo

Necesario test de Covid-19 para atender a extranjeros