in

Cómo elegir estufas que combinen con la cocina

Hay un elemento fundamental en todas las cocinas del mundo: las estufas. Son la pieza principal de cada cocina porque ahí es en donde se elaboran todos los platillos que más tarde se disfrutan sobre la mesa. 

Ya sea que se quiera cambiar la estufa vieja por una nueva o por la razón que sea, es importante tener en cuenta todas las estufas que hay disponibles en el mercado para poder elegir la que sea más adecuada.

El tamaño es lo más importante

Comprar estufas al mejor precio no significa tener que elegir el primer modelo que aparezca. Hay varios puntos que se deben de tener en cuenta, pero el más importante suele ser el tamaño. 

Lo primero que hay que hacer es medir con exactitud el espacio en donde se piensa poner la estufa nueva para tener en mente el o los tamaños que pueden llegar a quedar bien en ese espacio. Además, se deben de tener en cuenta la cantidad de personas que la van a utilizar o la cantidad de comida que se va a cocinar ahí.  Una estufa con cuatro quemadores es más que suficiente para una casa de dos a cuatro personas, mientras que para una familia numerosa, de ser posible, se recomiendan al menos seis quemadores. 

Una vez que se tengan bien en claro los dos puntos anteriores es momento de elegir el tipo de energía que se quiere utilizar:

  • Estufa de gas: es la más común y la que se suele ver en todas las casas. Necesita una instalación de gas adecuada porque sino puede llegar a ser muy peligrosa.  
  • Estufa eléctrica: no necesita de una instalación específica, solamente de un enchufe que soporte el voltaje. Su forma de calentamiento es mediante calentadores de resistencia o una superficie de vitrocerámica.
  • Estufa de inducción: este tipo de estufas solamente se calientan al estar en contacto con utensilios magnéticos especializados para este tipo de electrodomésticos, esto lo convierte en una opción muy segura. Al igual que la opción anterior, solamente necesita un enchufe para funcionar. 

Las opciones a gas suelen ser más económicas ya que son las más utilizadas, mientras que las de inducción son las más costosas. Estas últimas son una gran opción por lo que son una buena inversión. 

Tiene que lucir bien en la cocina

Por último, pero no menos importante, se debe de elegir el estilo de la estufa teniendo en cuenta el resto de la cocina. Hay algunos modelos de acero inoxidable y otros porcelanizados. Esta última opción es la indicada si se quiere algun modelo de color llamativo, como rojo, amarillo o rosa, o por el contrario si la elección se inclina por el clásico blanco.   Lo que tienen los modelos de acero inoxidable es que lucen súper modernos y por lo general suelen quedar muy bien en cocinas clásicas que se quieren modernizar un poco. Además son prácticas y fáciles de limpiar. 

Al momento de elegir el estilo lo recomendable es pensar si se quiere que la estufa sea la estrella principal de la cocina o si, por el contrario, se prefiere combinar y amalgame con el resto de los colores. 

Algunas funciones que pueden mejorar la experiencia

Hay funciones que si bien no son indispensables hacen que la experiencia a la hora de cocinar sea más placentera. Como los hornos con limpieza automática que hacen más fácil todo el proceso, el visor del horno para poder ir observando la cocción sin tener que abrirlo, la luz del horno para poder ver las preparaciones que se encuentren dentro y el timer y programas de cocción.

(I.S.)

PRI Yucatán acata acuerdo de IEPAC sobre paridad de género