in

Cierre de la Noche Blanca, a ritmo de Pérez Prado

La Plaza Grande de Mérida será el escenario del concierto de la Orquesta Pérez Prado

Orquesta pondrá a bailar al público al grito de mambo

Con su singular estilo heredado de quien fuera el principal exponente del mambo en México, Dámaso Pérez Prado, la Orquesta Pérez Prado, las Auténticas Estrellas, pondrá a bailar a los asistentes a la Noche Blanca, porque nadie resiste la tentación de moverse cuando los escuchan tocar.

Norberto Pérez González, director artístico de Orquesta, afirma que “los piececitos comienzan a cosquillear” cuando escuchan el mambo y es inevitable querer moverse al ritmo de la música.

En cada presentación, sin importar la edad, todos se contagian del ritmo único del mambo, más cuando tiene el sello de Pérez Prado, un estilo que la Orquesta que lleva su nombre sigue manteniendo tal cual creó el llamado rey del mambo.

La orquesta se presentará pasado mañana en la Plaza Grande, como parte de la Noche Blanca.

Será el grupo que cierre la jornada en esa zona de la ciudad, con un concierto que promete mucho ritmo y alegría, el cual dará comienzo a las 12 de la noche.

Temas al estilo de Pérez Prado

Norberto Pérez señala que están felices de ser invitados a la Noche Blanca en Mérida, pues hace unos 10 años que no visitan el Estado y Mérida es una ciudad que les gusta mucho y en la que siempre han sido bien recibidos.

Destaca que tal como lo hacía Pérez Prado, tocarán algunos temas y luego interpretarán las canciones que el público pida.

“Hagan ustedes el concierto”, cuenta que era la expresión que usaba Pérez Prado para invitar a la gente a pedir sus temas favoritos.

Nunca falta la interpretación de mambos como “Patricia”, “El ruletero”, “Politécnico”, “Mambo Universitario”, “Mambo No. 5”, “Mambo No.8”, “Cerezo” y otros muchos que están en el gusto del público.

El director artístico de la Orquesta indica que esta música llegó para quedarse, pues hay jóvenes que la conocen y les gusta, porque la escuchaban sus abuelos o sus padres y se ha transmitido de generación en generación.

Comparte que cuando terminan sus presentaciones, hay personas que se les acercan para contarles que les recordó a los abuelos o los papás, y les da nostalgia y al mismo tiempo alegría el poder revivir esos recuerdos.

Reitera que mantienen el estilo de Pérez Prado, pues “el maestro dejó su sello y así lo conservamos”, para tocar el mambo como debe ser, no quieren cambiarlo, sino que permanezca con las melodías y arreglos maravillosos que Dámaso Pérez Prado creó.— Iris Ceballos Alvarado

Monterrey toma ventaja en semifinales tras derrotar 1-0 a Tigres

Cartón de Tony: Rescate y rehabilitación