in

Confinados sin estrés

Una experta sugiere dedicar a la interacción con la mascota 10 minutos por cada hora de trabajo en casa

Seguir una rutina ayuda también a perros y gatos

El cambio en la rutina diaria debido al confinamiento es un detonante de estrés no solamente en los humanos sino también en las mascotas, que están acostumbradas a un orden y un ritmo de actividades distintos.

Para ayudar a los perros y gatos domésticos a hacer frente a la cuarentena, la médica veterinaria zootecnista Esther Charles García sugiere crear una nueva secuencia de hábitos para el día, que podría comenzar con un tiempo de convivencia con los animales en que se les acaricie y juegue con ellos, antes de que los propietarios continúen con las tareas que acostumbraban hacer antes de encaminarse a la escuela o la oficina, como bañarse y desayunar.

A quienes realizan trabajo en casa, la experta en Whiskas les aconseja hacer pausas de 10 minutos por cada hora para interactuar con sus mascotas y canalizar así su energía: jugar a lanzarles la pelota, darles un premio o consentirlas con un masaje, con el que “no activamos su energía, sino que la vamos tranquilizando”.

Para la tarde se optaría por juegos un poco más intensos, como los de persecución y de escondidas.

La veterinaria advierte que no hay que apostar por una separación completa de animales y dueños en las horas de trabajo y recomienda contar con juguetes especiales para mantenerlos entretenidos cuando se requiere tener momentos de mucha concentración o una videollamada.

Por otro lado, excederse en la convivencia llegaría a cansar a las mascotas. “Hay que observar su comportamiento”, señala la experta. “Si se esconden, se ve que no quieren interactuar, hay que estarlas buscando... obviamente no es recomendable”.

Los animales se estresarían si, en un intento por evitar el aburrimiento, el dueño se dedica a ir tras ellos todo el día. “Con los niños sobre todo, hay que tratar que la interacción con la mascota sea muy tranquila, que no la estén persiguiendo por la casa”, indica.

Así como los seres humanos vigilan su alimentación en la cuarentena, así hay que cuidar la cantidad de comida que reciben los animales domésticos. Se puede “utilizar su alimento base como premio y, en lugar de dárselos en un plato, ponerlo en un juguete interactivo para que pasen más tiempo tratando de conseguirlo”, explica.

Si se les premia de esta manera hay que considerar una reducción del alimento que se les sirve a diario, con el propósito de evitar que suban de peso.

Hay que elegir, añade, “los premios específicos para las mascotas, que son diseñados para ellas y con los que se mantiene balanceada la cantidad energética del día”.

La médica veterinaria enfatiza que, aunque el SARS-CoV-2 no se transmite de caninos y felinos a seres humanos, “como es un nuevo virus es muy importante mantener las medidas de higiene y seguridad”.

“Si tenemos sintomatología respiratoria, evitar el contacto con nuestra mascota; si la mascota tiene sintomatología respiratoria, llevarla al veterinario”, dice.

“También nosotros debemos cuidarnos, guardar distancias y lavarnos constantemente las manos”.— Valentina Boeta Madera

 

Síguenos en Google Noticias

No es suficiente