in ,

Contribución al estudio espacial

México ha hecho destacada aportación a la exploración fuera de la Tierra, que no se limita al trabajo de astronautas

Cuando se habla de exploración espacial se suele mencionar como líderes de investigación a Estados Unidos y Rusia y, más recientemente, la Unión Europea y China. El nombre de México no viene por costumbre a la mente.

Pero, como recuerda el doctor Francisco Javier Mendieta Jiménez, director general de la Agencia Espacial Mexicana (AEM), en nuestro país el espacio se ha estudiado desde tiempos ancestrales, como lo comprueba que los antiguos mayas construyeran observatorios y conocieran el ciclo de estaciones y fases de la Luna.

En la Colonia, añade, se fabricaron los primeros telescopios ópticos y en el siglo XX surgieron grupos de Astronomía y Meteorología.

En el marco del 50o. aniversario del alunizaje del Apolo 11, que se conmemora hoy sábado, el doctor Mendieta señala al Diario que la exploración espacial no consiste solo en enviar astronautas fuera de la Tierra, sino también en “aprovechar la ‘cuarta revolución’: las telecomunicaciones”.

Y en esa “otra faceta del espacio” México tiene amplio camino recorrido. En 1967, recuerda, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes instaló en Hidalgo la primera estación terrestre de recepción de señales vía satélite de México, que al afiliarse al sistema Intelsat pudo transmitir los Juegos Olímpicos de 1968 que se celebraron en el país.

Te interesa: De emoción a reflexión

En 1985, agrega, el gobierno mexicano puso en órbita con transbordadores de la NASA los satélites Morelos I y II —este último con la participación de Rodolfo Neri Vela—, que cubrieron todo el territorio nacional con servicios analógicos de telefonía y televisión doméstica.

La tecnología avanzó hacia sistemas digitales en la década de 1990, cuando se lanzaron los Solidaridad I y II. Y desde hace siete años el país cuenta con un “fantástico sistema de comunicaciones satelitales”: el Morelos III, que ofrece servicio móvil, y el Bicentenario, servicio fijo.

“La Agencia Espacial Mexicana trabaja con otros países para recibir imágenes de otros satélites. En México ya hay numerosas antenas”, apunta el doctor Mendieta Jiménez.

Además, añade, el país está incursionando en el lanzamiento de satélites, que por ahora son naves miniaturizadas, de unos cuantos kilos de peso. En octubre próximo se lanzará uno desarrollado entre la AEM, una universidad mexicana y la NASA.

Sin embargo, México también ha colaborado con proyectos de exploración de otros cuerpos celestes, como al servir la Reserva de la Biosfera del Pinacate, en Sonora, de sede de entrenamiento de algunos astronautas del programa Apolo; al analizar muestras traídas de misiones lunares, aportar instrumentos de reconocimiento de Marte e interpretar imágenes del Sistema Solar y galaxias captadas por diferentes telescopios.

“México tiene una buena infraestructura de observatorios de luz visible y radiotelescopios”.

Te interesa: Van yucatecos a un concurso nacional de diseño de telerrobots

El doctor Mendieta subraya que en este campo “ningún país puede hacerlo solo”, de ahí que a México lo hayan invitado a aportar su experiencia en telecomunicaciones, geofísica y materiales, entre otras “temáticas que hemos sabido desarrollar”.

“Los vuelos con astronautas son los de más bajo porcentaje debido a los costos”, indica.

El doctor Mendieta, presidente de la Semana Mundial del Espacio, evento anual creado en el seno de Naciones Unidas, enfatiza que “en México seguimos siendo observadores y admiradores del espacio”, a cuyo estudio se contribuye con el desarrollo de software, circuitos, computadoras de abordo y partes de propulsión.

“El espacio es un recurso dual: ayuda a resolver problemas, como al conocer las condiciones de la agricultura y la pesca, y genera empleos”, dice.

“En la Agencia Espacial Mexicana estamos privilegiando la formación de los jóvenes, que ya tienen empleos en el ámbito satelital y que están formando empresas que se sitúan en la cadena de valor y van a contribuir a nuestra competitividad”.— Valentina Boeta Madera

Agencia

La AEM comenzó a operar en 2011. Depende de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

Servicios

Contribuye al uso pacífico del espacio al proporcionar imágenes satelitales a organismos y dependencias como el Inegi y la Secretaría de Gobernación, en este último caso para protección civil.

Cartón de Tony: Economía moral

Las clases comenzarán el 26 de agosto y terminarán el 3 de julio