in

Conversar, un arte

Foto: Megamedia

 

Uno, dos, tres… por la adultez

Antonio Alonzo Ruiz (*)

La semana pasada dijimos que el nivel y la calidad de tus diálogos será directamente proporcional a las habilidades conversacionales que desarrolles en cada una de tus conversaciones. Por lo que es importante que te entrenes en las competencias conversacionales que hoy vamos a mencionar.

Date cuenta que cada una de tus conversaciones es un hecho único e inédito. Es un encuentro e intercambio entre tú y otro individuo. En toda conversación estableces un interjuego entre el hablar y el escuchar, el escuchar y el hablar en un incesante intercambio de palabras y emociones. Hablas, escuchas, observas e interpretas el lenguaje verbal y no verbal de tu interlocutor. En una buena conversación puedes dar a conocer rasgos profundos de tu personalidad, así como puedes llegar a conocer lo propio de tu interlocutor.

Mientras conversas, de forma simultánea estás hablando, escuchando, preguntando, intercambiando ideas. Por lo que podemos decir que el arte de la buena conversación está directamente relacionada con el desarrollo simultáneo de cinco acciones o competencias conversacionales, a saber: escuchar, investigar, sintonizar, construir y convencer.

Estas cinco acciones o competencias conversacionales están estrechamente unidas entre sí, de tal forma que una te lleva a la otra, por lo que si las desarrollas te irán ayudando a darle mejor nivel y más calidad a cada una de tus conversaciones. La semana próxima comenzaremos a explicar cada una de ellas.

Psicólogo clínico, UVHM, especialista en envejecimiento y manejo de emociones. MATIA Instituto Gerontológico. Facebook: Antonio Alonzo y aalonzo@crehas.org

 

Pide perdón por la muerte de Dobby

Cifras, maroma y teatro