in

Cosas de Mascotas: Analiza bien si debes bañar al gato

Cosas de Mascotas
El médico veterinario zootecnista Enrique Carlos Mena Tejero, de la Clínica Veterinaria Pet Care

Únicamente en ciertas situaciones conviene hacerlo

¿Se debe bañar a los gatos? Tal vez hayas escuchado que algunas personas sí lo hacen, aun cuando la idea generalizada es que esos animales “se bañan solos”.

De acuerdo con el médico veterinario zootecnista Enrique Carlos Mena Tejero, de la Clínica Veterinaria Pet Care, sí se puede practicar esa limpieza en los mininos, pero “tiene que ser en situaciones muy específicas”.

“Lo primero que debemos tener en mente es que el gato es una especie diferente de nosotros y por lo tanto tiene necesidades diferentes. No es un bebé ni persona pequeña”, subraya.

Por otro lado, añade, hay que recordar que en la piel del gato se produce una sustancia oleosa que tiene propiedades antibacterianas y de protección contra infecciones e interviene en el marcaje territorial. El baño elimina esta sustancia de la piel de la mascota.

Te interesa: Cosas de Mascotas

Asimismo, el gato ya tiene el hábito de acicalarse lamiéndose el cuerpo, acción con la que limpia su pelo, se refresca y retira insectos.

El veterinario Mena Tejero indica que, debido a estos factores, los mininos no requieren baños constantes, sino únicamente en ciertos casos, por ejemplo cuando se cubren de lodo, se manchan de grasa por estar debajo del auto o se llenan de tierra al rascar el suelo del jardín.

También, cuando “tienen un problema en la piel y requieren terapia con un shampú especial, o no se les ha cambiado la caja de arena en cierto tiempo y tienen mal olor en las patas”.

El veterinario ofrece las siguientes indicaciones para bañar al animalito si se está en alguno de esos casos:

  • Acostumbrarlo desde que tiene unos tres meses de vida al contacto con el agua, ya que por naturaleza la rechaza. Para lograrlo se sugiere echarle un poco de agua y extenderla por el cuerpo como si se le acariciara. Así se le hará ver “que no es un evento traumático para él”.
  • Bañarlo en un día caluroso y al mediodía. Usar agua a temperatura ambiente, sin calentarla.
  • Preferir la espuma seca al agua, sobre todo cuando la suciedad es superficial y está limitada a unas cuantas partes del cuerpo.
  • No colocar al gato bajo el chorro de la llave en regadera o lavabo, sino echarle el agua de poco en poco.
  • Tallarlo suavemente, como si se le acariciara, para no irritar los folículos pilosos. Verificar que no queden residuos de shampú porque le irritaría o resecaría la piel.
  • Usar shampús especiales para gatos, naturales (de avena o manzanilla) o neutros.
  • Secarlo suavemente con una toalla. Se puede recurrir a la secadora de pelo siempre que se emplee aire fresco, no caliente, a baja intensidad. Otra opción es un ventilador pequeño de baja velocidad.
  • Una vez que esté seco, cepillarlo con cepillo suave, incluso de dientes. “El cepillado puede hacerse de forma más regular que el baño, cada dos o tres días, para quitar exceso de polvo y pelo y ayudar a la circulación”.— Valentina Boeta Madera

Riesgo

El médico veterinario Enrique Carlos Mena Tejero sugiere no utilizar aromatizantes ni insecticidas en el gato, pues éste al lamerse se puede intoxicar. Tampoco ponerle lazos con silicona ni cascabeles porque le lastiman los oídos.

Nada de rapar

Añade que es normal que el gato pierda todos los días algo de pelo, pero no es correcto que se le rape porque “el pelo, al igual que la piel, tiene una función de protección”.

En los próximos días habrá varias lluvias de estrellas

“No hay que satanizar”