in

Cosas de Mascotas: ''Ayúdalos con primeros auxilios''

Aun cuando los primeros auxilios sean efectivos

En una urgencia, el primer paso es guardar la calma

Los perros, al igual que las personas, no están exentos de vivir situaciones inesperadas que ponen en peligro su integridad física. Pero, también como a las personas, con primeros auxilios se les puede mantener estables para trasladarlos hasta el consultorio veterinario.

Las medidas que tome el propietario de la mascota son “primarias o de apoyo rápido” pues “todo debe ser derivado con el médico veterinario”, advierte Fausto Reyes Delgado, director médico del Hospital Veterinario UNAM-Banfield y especialista de la marca Pedigree.

“Aquí no vale ponerse a ver en Google o en redes sociales qué dicen amigos o la vecina, eso nos hace perder tiempo muy valioso que puede ser la diferencia entre la vida y la muerte de la mascota”.

“Cualquier situación que el propietario considere urgencia tiene que ser revisada forzosamente por el veterinario”, reitera. “Es mejor exagerar que confiarnos y tener en riesgo la calidad de vida de nuestra mascota”.

Riesgos en casa

El médico veterinario zootecnista, especialista en perros y gatos, dice que, debido a que la gente está pasando más tiempo con sus mascotas a consecuencia del confinamiento, los caninos corren más riesgo de accidentes en casa, como atragantarse con cuerpos extraños, cortarse o, si se encuentran en exteriores entre 10 a.m. y 4 p.m., sufrir un golpe de calor.

Reyes Delgado indica que ante una emergencia del perro se aconseja al dueño en primer término, “aunque parezca broma”, mantener la calma. “No es sencillo, porque el apego es muy fuerte y de inmediato nos alteramos; pero si queremos ayudar a la mascota lo primero es respirar profundamente y entonces pensar qué hacer”.

¿Qué hacer en ciertos casos?

Lesiones en los cojinetes: Pueden cortarse o quemarse cuando el perro sale a caminar. Si eso ocurre el canino “va a empezar a cojear e inclusive podemos tener rastros de sangre: las quemaduras pueden ser tan fuertes que ocasionen sangrado”.

“Lo primero que tenemos que hacer es calmarnos y calmar a nuestra mascota” y, después, limpiar la parte afectada con agua oxigenada o una solución de superoxidación, y cubrirla con una venda. No se recomienda añadir cremas o ungüentos porque podrían favorecer el ambiente de infección.

Asfixia por obstrucción, como cuando la mascota juega con una pelota y ésta se le atora en la garganta: Con una actitud calmada, abrir la boca del perro para explorarla; si se ve el objeto, tratar de extraerlo, pero “nunca forzarlo a que pase”.

Golpe de calor: “El error más común es ponerle agua fría en la cabeza”, señala el médico veterinario Reyes Delgado. “Se refresca de los hombros hacia atrás o el vientre; si enfriamos rápidamente la cabeza podemos ocasionar un daño neurológico severo”.

El especialista aconseja sacar a pasear a la mascota equipados con un atomizador o una botella de agua con un plato, a fin de que el canino beba de ellos, y con una toalla de mano de algodón. Así, “si hay un golpe de calor se puede mojar rápidamente la toalla y ponérsela en la espalda o el vientre”.

Intoxicación: Puede sobrevenir por la ingesta accidental de veneno o de alimentos descompuestos o que le hacen mal, como el chocolate. “Los signos más comunes son las pupilas dilatadas, salivar demasiado y estar muy deprimidos”, precisa el veterinario.

Se recomienda en forma extraordinaria dar de beber leche al perro porque ese líquido hace más lenta la absorción de la sustancia tóxica en el estómago.

Si se desconoce la causa de la intoxicación, hacer vomitar al animalito “puede ocasionar un segundo daño y poner mucho más en riesgo su vida”, alerta Reyes Delgado. Es diferente si se sabe que su malestar es consecuencia de comer, por ejemplo, chocolate. “Ahí sí, antes de llevarlo al veterinario lo tenemos que hacer vomitar. En el momento en que lo estamos haciendo tendríamos que estar hablando con el veterinario para decirle que vamos en camino, para que sepa a qué se va a enfrentar y tenga todo listo para el manejo de la mascota”.

Trauma por atropellamiento o caída desde gran altura: De acuerdo con el veterinario Reyes Delgado, el dueño debe confirmar que las encías del perro están rosadas, tocar su corazón y observar cómo respira. Si hay una herida abierta, “rápidamente poner algodón para tapar la zona y evitar que se siga contaminando”.

No se deben administrar medicamentos con la idea de controlar el dolor del animalito en el tiempo de su traslado al veterinario porque “la gran mayoría de los analgésicos o antiinflamatorios de uso humano son muy tóxicos para las mascotas”.

Uso del bozal

Camino al consultorio hay que ir tranquilizando al canino. Se puede usar una venda como bozal si intenta morder, “no porque sea agresivo o nos haya desconocido, sino porque por el dolor se siente agredido y quiere defenderse”, aclara el especialista. En ese caso, antes de colocárselo “tenemos que ver que respira en forma adecuada”.

Reyes Delgado destaca la importancia de comunicarse con el especialista antes de llegar a la clínica para ganar tiempo de atención, al igual que preferir llevar a la mascota al consultorio en lugar de esperar a que envíen a alguien por ella.

Después de la atención de emergencia se requiere dar al perro seguimiento en las próximas 72 horas para confirmar que no presenta problemas secundarios.— Valentina Boeta Madera

Tener un botiquín

El médico veterinario zootecnista Fausto Reyes Delgado aconseja tener un botiquín de primeros auxilios.

Contenido

Vendas, algodón plisado (no en bolitas), una botella de agua con plato o un atomizador, una toalla de manos y, como antisépticos, agua oxigenada o soluciones de superoxidación.

Medicamentos

Los únicos fármacos sugeridos son antihistamínicos, sobre todo si en el entorno hay muchos insectos. Pero “primero tenemos que hablar con el veterinario, que, conociendo a nuestra mascota, nos va a decir el tipo de antihistamínico y la dosificación a dar”, advierte.

Todo se detiene

Entre los veterinarios, afirma, hay una regla no escrita de que “si llega un paciente de urgencias todo se para y centra en él”.

Revisar nivel de calcio, clave para prevenir males cardiovasculares

El Seminario quiere conocer tu sazón