in

Cosas de mascotas: Esa comezón indicaría sarna

Los ácaros suelen producir prurito intenso en perros

Con el nombre de sarna se conoce a un conjunto de problemas dermatológicos en el perro causados por ácaros, que ocasionan a la mascota desde comezón intensa y descamaciones hasta infecciones en la piel.

Debido a la comezón, “el perro se rasca e intenta hacerlo con superficies como paredes y muebles para quitarse el malestar y eso ocasiona heridas”, dice el médico veterinario zootecnista Miguel Armando Patrón Herrera, director general de la Clínica Veterinaria Animal Care, quien añade que también se produce caída de pelo en las zonas afectadas y el canino “a veces se lame o mordisquea las patitas hasta que quedan rojas”.

Ácaros diferentes ocasionan tipos específicos de la enfermedad. Los más comunes son el Demodex canis, que se aloja en el folículo piloso y es responsable de la sarna demodécica, y el Sarcoptes scabiei, de la sarna sarcóptica.

El veterinario Patrón Herrera explica que el Demodex canis es un habitante habitual de la piel, tanto de humanos como de perros, y por lo general no causa problemas. Cuando el sistema inmune del animal se ve comprometido —por infecciones virales, alergias u otros factores— el parásito prolifera, destruye las raíces del pelo y produce comezón intensa.

Es posible que la afectación sea en una sola área del cuerpo o esté generalizada.

Te interesa: Cosas de Mascotas

El profesional agrega que en la sarna demodécica está involucrado un factor hereditario que hace a algunos caninos más vulnerables a presentarla.

A diferencia de la demodécica, la sarna sarcóptica es altamente contagiosa, incluso a humanos, y más común en gatos que en caninos. En este caso, el Sarcoptes scabiei hace túneles bajo la piel, lo que origina enrojecimiento y mucha comezón.

“Es muy importante el diagnóstico, porque se puede ver al paciente y decir que tiene sarna, pero en realidad son hongos, bacterias, alergias, enfermedades de origen hormonal o una combinación de éstas”, subraya el veterinario Patrón.

Según apunta, por lo general la detección se hace mediante el raspado de la piel con una hoja de bisturí y citologías para su observación en el microscopio.

El tratamiento se basa en la administración de medicamentos, algunos de ellos específicos para la sarna sarcóptica y otros para la demodécica. “Los más nuevos son orales y se administran en tabletas” con sabor a carne, precisa el veterinario. Hay fármacos de aplicación mensual y otros cuyos efectos duran hasta tres meses.

“La gente está mal acostumbrada a tratar a los perros con ivermectina (la llamada ‘vacuna de la garrapata’) contra pulgas, garrapatas y sarna. No es la mejor elección por sus efectos secundarios y porque el tiempo del tratamiento puede ocasionar más problemas que beneficios”, alerta.

La misma advertencia hace del amitraz, anteriormente de uso generalizado contra la enfermedad. “Es muy contaminante, puede ocasionar problemas en las personas que manejan el líquido y las mascotas de talla pequeña son propensas a la intoxicación”, expresa.

Se considera al canino curado cuando en tres raspados cutáneos seguidos no se le detecta el ácaro. Es posible que la mascota presente la enfermedad nuevamente.

Si al animalito no se le da tratamiento necesario con el tiempo “puede haber decaimiento e inapetencia secundaria a la enfermedad, lo que puede comprometer su vida”.— Valentina Boeta Madera

El feminicidio se castigaría con 60 años de cárcel

Viable, ferry de carga