in

Cosas de Mascotas: Haz que brille la sonrisa de tu perro

Si la mascota rechaza que le cepillen los dientes

El cepillado de los dientes, necesario en los caninos

El mal aliento, los dientes flojos o rotos, el exceso de salivación e incluso los abscesos alrededor de los ojos son señales de advertencia de problemas periodontales en los perros.

Los caninos no están exentos de presentar males orales, como los relacionados con las encías, tejidos que mantienen a los dientes en su lugar. “Ellos también pueden tener infecciones bucales muy severas y las bacterias dañar otros órganos: riñón, hígado, corazón... Están muy asociadas estas enfermedades, sobre todo si las periodontales son muy graves y se mantienen por mucho tiempo”, señala al Diario la médica veterinaria zootecnista Esther Charles García, especialista de Pedigree.

“Cuando están cachorros o en la primera etapa de la adultez no se ven tanto estas consecuencias. Se agravan a partir de los tres años y depende de los cuidados que se agudicen durante la vida de la mascota”, apunta.

La experta señala que la halitosis, el mal aliento, es uno de los primeros síntomas que alertan al propietario de que su perro tiene un problema. También “puede tener dientes flojos o rotos, saliva mucho, hay cambios en su apetito, muerde un juguete y lo deja manchado de sangre, o hay inflamación en la cara”.

Debido a que las infecciones “buscan una ‘salida’, a veces aparece un absceso alrededor de los ojos y, como hay dolor, el perrito puede ser agresivo al momento de acariciarlo cerca de los ojos”.

Si no se atienden, estos problemas podrían desembocar en una infección sistémica que comprometería la vida de la mascota. Sin embargo, subraya la veterinaria, hay muchos síntomas que advierten de la presencia de la enfermedad periodontal y permiten tratarla antes de llegar a la muerte.

La profesional enfatiza que, a pesar de que el padecimiento puede combatirse incluso en etapa avanzada, lo más importante es prevenirlo. Una manera de hacerlo es que el veterinario revise la boca de la mascota al menos una vez al año, aprovechando las visitas para aplicar vacunas o desparasitar, a fin de detectar problemas a tiempo.

Si el experto encuentra exceso de sarro y placa, al canino se le podría practicar una limpieza dental en el consultorio.

“A algunos propietarios se les hace muy extraño el cepillado dental, pero es muy importante”, señala la veterinaria Charles García, quien indica que se le debería practicar en casa al perro al menos un par de veces a la semana, si es que no puede hacerse a diario.

Según explica, se pueden usar cepillos para humanos que tengan cerdas suaves y grueso medio. La pasta sí debe ser específica para mascotas, porque, ya que no la escupen sino que la tragan, los compuestos de las que se venden para personas les causan úlceras gástricas.

“Si no podemos conseguir una pasta especial, que tiene otros beneficios, el agua y el efecto de abrasión del cepillo son suficientes para mantener limpios los dientes”, apunta la veterinaria.

Para que el perro consienta que le cepillen los dientes el dueño debe acostumbrarlo a ese momento. La experta sugiere colocar del dedo índice al meñique bajo el hocico y el pulgar por arriba, e introducir el cepillo por uno de los belfos (labios) del lado contrario a la mano que se usa. “Las pastas especiales para perros tienen sabor; antes de introducirles el cepillo podemos presentárselo con la pasta y ver si les gusta el sabor, así será mucho más fácil”, señala.

Otra opción es usar los limpiadores pequeños con cerdas que se colocan en el dedo; “con esto podemos empezar hacer la habituación”. Si la mascota muestra resistencia, hay que persistir con avances paulatinos: “A lo mejor solo 10 segundos al principio, al día siguiente 15... así poco a poco. Lo ideal es que cepillemos los dientes alrededor de tres minutos”.

Asimismo, la veterinaria recuerda que una alimentación balanceada, con todos los nutrientes requeridos, favorece igualmente la salud bucal de la mascota.— Valentina Boeta Madera

¡Buen chico!

La médica veterinaria Esther Charles García indica que hay premios especializados que contribuyen a la salud bucal del perro. Es el caso del Dentastix, que se puede usar a diario.

Prevención

Su mecanismo de abrasión ayuda a limpiar los dientes y mantener un ambiente bucal propicio en el que no se generen bacterias.

Síguenos en Google Noticias

Invasión de vegetales