in

Cosas de mascotas: La cola y las orejas, mejor sin cortar

La amputaciones permitida solo con fines médicos

En perros, la cola da postura y es un elemento del lenguaje corporal. Aunque su amputación no discapacita a la mascota, la práctica está prohibida en Mérida cuando persigue fines estéticos.

Años atrás el corte de cola era un procedimiento común, incluso fomentado como ideal de belleza para algunas razas, entre ellas gran danés, dóberman y bóxer.

Con la entrada en vigor del Reglamento para la Protección de la Fauna en el Municipio de Mérida, en 2012, quedó prohibido en la ciudad amputar la cola —y las orejas— a los caninos solamente con propósitos estéticos.

En esa regulación “se considera maltrato toda intervención innecesaria que cambie la estructura física del animal”, dice el médico veterinario zootecnista Moisén Raúl Bates Larrache, titular de la Clínica Veterinaria Mi Mejor Amigo.

Te puede interesar: Cosas de Mascotas: El frío puede afectarles

En el inciso 8 del artículo 3 se indica que es acto de crueldad “adicionar accesorios, mutilar o realizar procedimientos quirúrgicos o de cualquiera otra índole que le provoque alteraciones a su estado natural”.

El veterinario Bates recuerda que anteriormente incluso en libros académicos de Medicina Veterinaria se incluían las características de la amputación estética para cada raza.

“Llegaron a existir moldes para hacer los cortes lo más parecido a lo que requería la Federación Canófila Mexicana. El gran danés es un perro con el que había mucha dificultad para cortarle las orejas, se le lastimaba mucho. Afortunadamente, eso ya cambió”.

El procedimiento “está en un 97% en desuso”, señala. “Todavía se practica en un 3%, pero a escondidas”, en especial a pitbulls.

“¿Dónde y cómo? Es como las peleas de perros… clandestinas. No sabemos exactamente. Pero el reglamento del municipio dice que te pueden sancionar si se comprueba que lo estás practicando”, advierte.

Te puede interesar: Cosas de Mascotas: Nada justifica amarrar al perro

Motivos de salud

El veterinario subraya que las amputaciones sí están permitidas para atender problemas de salud de la mascota. “Hay perros que se laceran la punta de la cola y sangran mucho. La cola, a diferencia del resto de la anatomía, tiene poco músculo, por lo tanto cuando se lesiona es muy fácil que muera tejido, quede expuesto el hueso y eso lleve a otras cosas, como una infección ósea”, lo que hace necesario el corte.

Se efectúa también en caninos con trastornos emocionales que se persiguen y muerden la cola hasta lastimársela, y en aquéllos que no responden favorablemente al tratamiento inicial para el desgarramiento de la piel por un accidente.

“En las orejas la amputación es también solo con fines médicos”, como cuando las mascotas se abren o pierden una parte en un pleito. “No es tan fácil suturar la oreja; un 60% de los perros responde a la cirugía, pero a veces no funciona y entonces se toma la decisión de amputar un pedazo”, afirma.

Insecto hematófago

En otros casos, los animalitos se ven afectados por la presencia de una mosca que se alimenta de la sangre de la oreja. Si se extiende la acción del insecto es necesario hacer un corte.

“La cola da postura y sirve de lenguaje corporal entre los animales”, explica el profesional, que agrega que, aun amputados, los perros continúan expresando actitudes de alerta o dominancia por medio de gruñidos, pelo erizado, posición de las orejas y olores liberados.

El médico veterinario Bates Larrache reconoce que éste “es un tema un poco complicado, se han establecido pautas en el reglamento para especificar qué es maltrato y todos debemos apegarnos a ellas”. Y, “como todo reglamento, es sujeto a mejorarse con el tiempo”.— Valentina Boeta Madera

Empiezan bien el día

Aún sin sanción, tras derrumbe que dejó 5 lesionados