in

Cosas de Mascotas: La tos, señal de alerta

Podría indicar la presencia de una afección cardíaca

Si tu perro tiene una tos seca e intermitente, es muy probable que el problema esté en su corazón.

Porque pulmones y corazón tienen una conexión directa y la tos, como “síntoma del organismo que manifiesta estar enfermo”, alertaría de una afectación en el músculo cardíaco, explica el médico veterinario zootecnista diplomado Fidel León Sánchez, director del Hospital Veterinario Dog Hunter.

“Lo que la mayoría de propietarios piensa cuando el perro tose es que tiene un problema respiratorio”, señala. Pero “en pocas ocasiones las causas son realmente respiratorias”.

Corazón y pulmones son dos de los órganos ubicados en la caja torácica que, aunque distintos, “trabajan en conjunto y si hay una alteración cardíaca tenemos una alteración pulmonar”.

Por ejemplo, la insuficiencia cardíaca suele originar edema pulmonar, es decir, formación de líquido, que ocupa el espacio de los alveolos (por donde pasa el aire). “El pulmón determina que tiene algo adentro y debe sacarlo, por eso se da la tos”, señala el profesional.

Cuando al consultorio llega un canino con tos “lo primero que determinamos es si es permanente y continua o esporádica, y si es productiva (escupe) o seca”. Para obtener el diagnóstico también se hace un examen físico general que evalúa el color de las mucosas, los tiempos de llenado capilar, si hay producción de moco en la nariz, las frecuencias cardíaca y respiratoria, y la temperatura. Esto, dice el veterinario, “nos da un panorama general del estado de salud” del canino.

Posteriormente se revisa el aparato cardiorrespiratorio: corazón, pulmones y vías respiratorias altas y bajas.

Relación estrecha

“En mi experiencia, de cada diez perritos que se presentan a consulta con una tos no continua y no productiva nueve tienen una enfermedad cardíaca”, afirma el médico veterinario, que añade que “hay una relación muy alta entre la salud bucal y la salud cardíaca”.

“En la boca se genera una gran cantidad de bacterias, que producen toxinas; éstas viajan a distintos órganos, en primer lugar al corazón, en segundo a los riñones y en tercero al hígado”.

Aunque las razas pequeñas —french poodle, bichon, yorkie— están predispuestas a sufrir males del corazón, “es más común ver la enfermedad cardíaca relacionada con enfermedades dentales”, de ahí que también se dé en caninos de tallas de mediana a grande.

Es por esa razón que el veterinario subraya la importancia de atender la salud bucal de la mascota como medida de prevención: cepillarle los dientes una o dos veces al día, llevarla a profilaxis dental con el veterinario al menos cada seis meses y, “algo muy importante, darle una alimentación adecuada”.

“Muchos dan a los perros alimentos no sólidos (de lata o sobre) que se acumulan en los dientes. Si lo sumamos a una inadecuada limpieza dental habrá una acumulación de sarro”.

Cambios de conducta

Ya que la intermitencia de la tos haría que los propietarios la pasaran por alto como síntoma de mal cardíaco, el veterinario León Sánchez recomienda poner atención a los cambios en la conducta de la mascota: si se resiste a salir a pasear cuando antes sí le gustaba, permanece echada mucho tiempo o está subiendo de peso.

Y recuerda que en presencia de tos u otra afectación el canino necesita que un médico veterinario lo someta a revisión.

“Los males cardíacos son más comunes de lo que imaginamos, están subdiagnosticados”, apunta. “Me ha tocado recibir mascotas con tos, síncopes, alteraciones en el comportamiento, que llevan meses o años con medicamentos. Desafortunadamente, algunos propietarios no les hacen caso hasta que no representan un problema para ellos”.— Valentina Boeta Madera

Consulta

El médico veterinario Fidel León Sánchez aconseja llevar a revisión a la mascota al menos una vez al año para detectar males en fases tempranas. “Las enfermedades cardíacas las vamos a controlar, pero difícilmente erradicar”.

Causas

Además de un origen genético o bacteriano, las enfermedades cardíacas pueden deberse a parásitos, como la causada por el llamado “gusano del corazón” y cuya sintomatología incluye tos. “Si la detectamos a tiempo es 100% curable”, afirma el veterinario.

Respiratorios

La afección respiratoria más común —y que también produce tos— es la traqueobronquitis o inflamación de las vías altas respiratorias. “En la fase más crónica se conoce como tos de las perreras, es muy contagiosa y en cachorros y perros geriatras causa estragos muy fuertes”.

Un motuleño, en nueva temporada de “MasterChef”

“No es una puerta” a las irregularidades