in

Cosas de Mascotas: Los caninos son piezas de museo

Foto: Megamedia
Foto: Megamedia
Foto: Megamedia

En Nueva York, un museo exhibe un arte “de pelos”

El American Kennel Club (AKC) ha hecho del amor a los caninos una obra de arte. En sentido literal, pues en su sede de Manhattan opera el Museo del Perro (Museum of the Dog), donde se exhiben 1,700 pinturas, dibujos, esculturas, grabados y figuras de porcelana, entre otras técnicas, que recrean la imagen del mejor amigo de los seres humanos.

El recinto se inauguró el 8 de febrero pasado en el número 101 de Park Avenue; sin embargo, sus orígenes se remontan a 1982, cuando abrió sus puertas por primera vez en el New York Life Building, donde en ese entonces se encontraban las oficinas del AKC. Cinco años después el museo se trasladó a Missouri, estado que fue su hogar durante 30 años.

Te interesa: Cosas de Mascotas

De regreso en Nueva York, el recinto ocupa un edificio de dos pisos en el que se exhiben diversas piezas, algunas de las cuales tienen un vínculo con México.

“Hay una variedad de arte representado en el museo, incluyendo dibujos, esculturas y grabados. Las pinturas son sobre todo victorianas, siendo el período 1840-1940 la ‘edad de oro’ del arte sobre caninos”, escribe el director ejecutivo del American Kennel Club, Alan Fausel, en un correo electrónico dirigido a Diario de Yucatán.

Algunos de esos trabajos fueron creados por Sir Edwin Landseer, Maud Earl, John Emms y William Wegman, y el 99 por ciento de ellos proviene de donativos.

“Las obras no están organizadas por tema, pero el museo trata de hacer conexiones entre el arte”, nos explica Fausel, quien revela que hay planes de que en el futuro la exposición llegue a otras ciudades.

Conexión

La idea de dedicar un museo a los caninos se debe a que “los perros son el animal más importante del reino animal por la conexión que tienen con el ser humano; los perros tienen una finalidad más grande que ser solo compañeros y hay gran cantidad de arte dedicado a esto”.

La huella mexicana en el recinto se aprecia en la colección de perros colimotes de barro que se exhibe en una vitrina y, en el segundo piso, en el cuadro “Los bravos”, de 1.80 por 1.47 centímetros, obra abstracta de Alfredo García Aguilar.

La pintura de 1996 retrata en técnica mixta a tres fox terriers de pelo liso y, de acuerdo con una descripción del American Kennel Club, está “llena de los colores tradicionales mexicanos e imágenes folclóricas”.

“De hecho”, continúa la explicación, “es la quintaesencia mexicana, excepto por un detalle: la elección de la raza. El artista presenta, no al chihuahua o el xoloitzcuintle que se podría esperar, sino tres fox terriers de pelo liso estilizados”.

“La incongruencia entre esta raza típicamente inglesa frente a un escenario vívidamente mexicano es uno de los encantos que hicieron de ‘Los bravos’ un éxito entre los primeros visitantes al museo y reporteros que asistieron antes de la apertura”.

“De un modo caprichoso, esta fusión anglomexicana sugiere alegremente la mezcla multicultural de la ciudad que ahora es su hogar”.— Valentina Boeta Madera

Ubicación

El Museo del Perro está en el 101 de Park Avenue, a unos pasos de la Estación Gran Central de Nueva York.

Interacción

Hay módulos donde el visitante puede tomarse una foto y compararse con una raza canina, entrenar virtualmente a un perro de servicio y conocer más sobre razas y su historia en mesas de pantalla táctil.

Entrada

Cuesta 15 dólares el adulto.

En internet

www.Museumofthedog.org, Facebook: akcmuseumofthedog.

Opiniones sobre el cambio legal en los matrimonios

Sin denuncias contra “gobernadora indígena”