in

Cosas de Mascotas: Los perros tienen la habilidad de “leer” los rostros

El estudio de los caninos con resonancia magnética incluyó un proceso de adaptación a los equipos

Saben cuándo estamos felices

Percibir con certeza las emociones en el rostro de una persona no es siempre fácil. Pero los perros tienen la habilidad de hacerlo.

Cuando cursaba el Doctorado en Ciencias Biomédicas en el Instituto de Neurobiología de la UNAM, que concluyó en 2018, la psicóloga Laura V. Cuaya estudió con imágenes de resonancia magnética funcional el procesamiento de las caras humanas por el cerebro de los caninos.

Unos experimentos se centraron en la respuesta de los perros a las caras de otros ejemplares de su especie y a los rostros de personas que expresaban emociones.

La doctora Cuaya explica al Diario desde Budapest, donde labora como investigadora en la Universidad Eötvös Loránd, que en la prueba en que los perros observaron rostros humanos felices y neutrales “encontramos que la corteza temporal, la corteza frontal y el núcleo caudado responden más a los rostros felices que a los neutrales”.

Después, para saber si los caninos eran capaces de detectar más emociones les mostraron rostros humanos que expresaban felicidad, tristeza, enojo y miedo. “Encontramos que los perros pueden discriminar entre todos los pares de emociones (por ejemplo, felicidad vs tristeza), pero la emoción que mejor discriminan es la felicidad”.

Para los caninos, percibir una emoción en la cara de la gente “representa un desafío extra porque somos una especie diferente” y ellos “necesitan prestar atención a cambios sutiles”. “Otros estudios conductuales ya habían reportado esta habilidad en los perros, nosotros contribuimos estudiando las redes cerebrales”, afirma.

¿Los resultados del estudio significan que los perros tienen una inteligencia superior a otros animales?

Resaltan el tipo de cognición que tiene cada especie. La mejor manera de verlo es que las habilidades que tienen son las que necesitaron para adaptarse a sus ambientes.

¿Qué aplicaciones tienen los resultados?

Pueden ayudar a desarrollar nuevas maneras de entrenamiento que consideren las capacidades cognitivas de los perros y, sobre todo, a mejorar la comunicación que tenemos hacia ellos. Te das cuenta que puedes transmitir el mensaje que quieres fácilmente a través de tu rostro. Y contribuye a que veas a tu perro como un compañero y no alguien al que tienes que dominar o puedes abandonar en una azotea.

¿Por qué es importante el estudio neurológico de los perros?

Gracias al trabajo pionero de etólogos conocemos más de cómo los perros perciben el mundo. Ahora, gracias a la tecnología tenemos una ventana al cerebro de los perros. Los estudios neurológicos nos permiten inferir cómo fue la evolución de los mecanismos cerebrales para procesar cosas importantes en el ambiente, como las caras para las especies sociales. Cuando comparamos la manera en que diferentes especies perciben el mundo también podemos pensar en la influencia del ambiente y la historia evolutiva.

Apego

La investigadora aclara que el apego de los perros a los humanos no se debe a su procesamiento cerebral, sino a su historia evolutiva. “Al ser ancestros de los lobos tienen excelentes habilidades sociales para relacionarse con otros individuos”.

“Entre todos esos lobos había algunos que tenían menos miedo y menos agresión hacia los humanos y, a cambio, encontraban comida y dependían menos de la caza y los peligros que conlleva. Ellos son los antepasados de los perros”.

“Durante los miles de años de domesticación los perros adaptaron sus habilidades sociales para entender a los humanos. Algunos científicos consideran que ahora los perros son una especie diferente de los lobos”.

En la actualidad la doctora Cuaya investiga la actividad cerebral de los perros en relación con la comunicación y percepción del lenguaje humano. La Universidad Eötvös Loránd “es muy buen lugar para hacer investigación; además, es un laboratorio icónico porque aquí empezó el estudio de la cognición social de perros hace veinte años”.— Valentina Boeta Madera

Comparación

En sus experimentos en el Doctorado en Ciencias Biomédicas por la UNAM, la psicóloga Laura V. Cuaya encontró “una organización cerebral interesante” al comparar la respuesta de los perros al ver objetos, rostros de perros y caras humanas.

Respuestas

“La parte más posterior del cerebro (corteza occipital) respondía a todas las imágenes; la corteza temporal respondía tanto a los rostros de perros como a los de humanos. Este resultado es importante porque la misma región cerebral responde a rostros en otras especies, como humanos, ovejas, monos y chimpancés. La corteza frontal y el núcleo caudado (una parte más anterior del cerebro) respondieron exclusivamente a rostros humanos”, precisa.

Sin daños

La investigadora subraya que, a diferencia de los ensayos en otros animales, “gracias a la entrenabilidad de los perros podemos estudiarlos sin dañarlos; nuestros participantes pueden fácilmente retirarse en cualquier momento”.

Una investigación social, al servicio de celestunenses

Ayuda a la mujer en nuevo centro contra la violencia