in

Cosas de Mascotas: Medicación segura

El médico veterinario Noé Hernández Cruz con Joy

Solo el veterinario debe prescribir fármacos al perro

La medicación, en especial con antibióticos, sin consultar antes con el especialista es una práctica que combaten no solo médicos de humanos sino también veterinarios, pues tendría consecuencias fatales en perros.

Hay propietarios que cuando su mascota enferma le administran fármacos que tienen en casa, con el riesgo de que algunos de éstos resulten tóxicos y causen la muerte del animalito.

“En la Medicina veterinaria, al igual que la humana, estamos tratando de regular el uso indiscriminado de antibióticos”, señala el médico veterinario zootecnista Noé Hernández Cruz, director del hospital El Arca de Noé.

Explica que la tendencia entre especialistas es que si el canino requiere atención con antibióticos se le prescriba uno de baja gama para evitar que, como ocurre también en las personas, desarrolle resistencia y la bacteria no muera.

Hay veterinarios, como los del El Arca de Noé, que realizan cultivos y pruebas de sensibilidad para identificar el microorganismo que causa la enfermedad y cómo reacciona a los fármacos, a fin de tener mejores elementos para diseñar la terapia.

El veterinario Hernández Cruz señala que los antibióticos se suelen recetar a caninos con males gastrointestinales y respiratorios, infecciones de las vías urinarias, problemas de piel, accidentes y mordedura de otro animal. “Hacemos un uso lo más racional posible”.

Añade que hay medicamentos de uso humano que podrían administrarse a perros, pero la persona indicada para tomar esa decisión siempre será el veterinario. El criterio del experto al prescribir un fármaco se basa primeramente en el peso de la mascota y, después, en factores como raza, edad y si presenta otra patología, por ejemplo males en riñones, hígado o corazón.

“Como en los humanos, en los perros existe la dosis mínima y máxima; si el paciente está muy mal se utiliza una dosis alta, pero si no lo está se puede usar una baja. Todo lo que entra al organismo pasa por un proceso de metabolización y eliminación; si entra mucho (medicamento), trabajan mucho el hígado y el riñón”.

Hernández Cruz subraya que la recomendación a los propietarios de una mascota enferma es que acudan al veterinario para que éste recete al animalito el medicamento correcto según la etapa en que se encuentre.— Valentina Boeta Madera

AMLO se hace compadre de un empresario asesor

Desde antes de 1968, en Progreso se hacen barcos