in

Cosas de Mascotas: Premios saludables

Las recompensas ayudan a manejar conductas caninas

Premiar con comida al perro ayuda no solamente a fomentar en él las conductas positivas, sino también a fortalecer la relación entre humano y animal.

En el mercado hay numerosas opciones de recompensas, incluso algunas que están diseñadas para mascotas con problemas de salud. Al momento de elegir la más adecuada para nuestro canino hay que tener en cuenta varios factores.

“Para tener una convivencia sana con el perrito debe haber momentos en que se le felicite porque hizo algo bien, eso hace fuerte, muy unida la relación con el propietario”, dice la médica veterinaria zootecnista Valeria Cárdenas Guillermo, directora de DraVet Centro de Cuidado Animal.

Con los premios, explica, se puede enseñar al canino a seguir órdenes básicas, como caminar junto a su dueño, sentarse y hacer sus necesidades en el sitio correcto.

Te interesa: Cosas de Mascotas

“Con una recompensa positiva relaciona que cada vez que hace algo le dan un premio, un alimento único y muy rico”, lo que “ayuda muchísimo al manejo de su comportamiento”.

“De manera general recomiendo no dar premios tipo carnaza, porque son materiales que se rompen, se tragan y no se digieren, por lo que causan problemas de estómago en algunos perritos”, señala la veterinaria.

Para evitar ese riesgo aconseja utilizar premios comestibles, como galletas, especiales para caninos. Los hay hasta para animalitos diagnosticados con alergia alimenticia.

Esos productos están elaborados con ingredientes que potencian el sabor y son inocuos para la mascota. En este sentido, la veterinaria Cárdenas Guillermo recuerda que alimentos como chocolate, cebolla, uvas, ajo y pasas no son aptos para el perro. Otros de consumo humano, como las galletas dulces, salchichas y pan, aunque no son tóxicos para el animalito tampoco son recomendables porque alteran el balance de la dieta.

“Los embutidos, que les encantan porque les despiertan el apetito, tienen muchos conservadores y son muy altos en sodio”, advierte.

“En el empaque de los premios especiales para perritos sugieren la cantidad que debe recibir al día”, indica. “Muchas veces hay que quitar una parte de la ración de comida porque dar galletas y mantener la misma cantidad de alimento significa más calorías al día y el perrito empieza a subir de peso”.

Variedad

Se pueden variar las marcas de recompensas para evitar que el sabor se vuelva rutinario, siempre prestando atención a si alguna indispone al canino: “Lo veríamos un poco incómodo, lo que sucede con cualquier alimento que no sienta bien”.

“Muy pocos perritos mastican la carnaza y la dejan por ahí o la entierran. Si la mordisquean y tragan debe prenderse un foco de alerta en el propietario porque es probable que les haga daño”.

La veterinaria Cárdenas Guillermo recuerda que conductas como acariciar o hacer exclamaciones de felicidad al perro funcionan igualmente como recompensas positivas. “Aunque el gesto de tener algo en la mano para después dárselo es un poco más fuerte. Los entrenadores trabajan de esa forma: muestran la recompensa y piden la acción”.

La profesional reitera la importancia de utilizar premios de uso específico para mascotas y “nunca dar alimentos a diestra y siniestra, porque hay muchos de consumo humano que son tóxicos para los perritos”.— Valentina Boeta Madera

Crece la población del tigre siberiano

Contratos en revisión