in

Cosas de Mascotas: Protege de la otitis a tu perro

La infección por bacterias es una causa frecuente

Sacudir la cabeza varias veces en el día y rascarse el interior de la oreja son conductas en el perro que deben alertar al dueño de que se está ante un caso de otitis.

Ignorar estas señales llevaría a la aparición de problemas de salud más severos en la mascota, entre ellos la pérdida de audición.

La otitis es la inflamación del oído, generalmente por una infección que puede ser causada por diferentes agentes, explica Jacqueline Coyoli Zamora, médica veterinaria zootecnista de laboratorios Bayer México.

Según indica al Diario, hay factores que abren la puerta a una bacteria, un hongo o un parásito para alterar el oído del perro. “Si es alérgico a un componente del alimento o al medio ambiente (pasto, polen), la inflamación de la piel va a causar un desbalance en el oído y bacterias saprófitas, o que viven normalmente en la piel, se multiplicarán causando la infección”.

Esto también puede ocurrir con hongos como el malassezia, habitante habitual en la piel del canino.

Te interesa: Cosas de Mascotas

Los primeros síntomas de la otitis son leves e incluyen el sacudido de cabeza con más frecuencia de lo habitual. “Si lo hacía una vez al día, se le podría ver hacerlo constantemente y eso es un comportamiento anormal”, apunta la profesional.

“El perro”, continúa, “normalmente se rasca por la parte externa de la oreja. Cuando hay otitis se rasca la parte interna”.

Al aumentar la gravedad del problema aparecen otros síntomas, como fetidez en la oreja, cerilla de color café oscuro o negra, y rascado con ayuda de objetos, como la orilla de una mesa, la pared, el borde de la escalera…

Consecuencias

La veterinaria Coyoli Zamora advierte que sin un diagnóstico certero ni un tratamiento adecuado la otitis puede llevar a la perforación de la membrana timpánica, que divide las partes externa e interna del oído.

Si esto ocurre pueden esperarse complicaciones, como la pérdida de la audición y la aparición de tics nerviosos, al ser afectado uno de los principales nervios involucrados en la transmisión del sonido.

La médica veterinaria subraya que el diagnóstico debe ser minucioso para determinar si la inflamación solamente afecta los dos canales auditivos (el horizontal y el vertical) del perro o si ya se rompió la membrana timpánica y, por lo tanto, se presenta una otitis interna.

La valoración debe revelar asimismo si se trata de una inflamación ocasionada por alergia, parásitos u hongos o bacterias, ya que de esto dependerá el tratamiento.

Por lo general, para atender la otitis alérgica se prescriben analgésicos, antihistamínicos y desinflamatorios, y para la parasitaria, agentes antiparasitarios.

La infección por bacterias y hongos se atiende con un producto tópico (de aplicación en el área afectada) para garantizar su efectividad. En ese sentido, la entrevistada recuerda que los organismos regulatorios del país, como la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris), exigen que el veterinario sea el único profesional de la salud que maneje los antibióticos y antimicóticos en mascotas.

La veterinaria Coyoli Zamora señala que del 10 al 20 por ciento de los perros que llegan a una clínica de pequeñas especies tiene otitis, aunque no siempre es la razón por la que van a consulta. “Normalmente entran porque les van a cortar las uñas, tienen una desparasitación calendarizada o presentan problemas de piel y el dueño no se ha dado cuenta que también tienen problemas en los oídos”.

La otitis “se podría prevenir con la observación: después de que el perro esté en contacto con la naturaleza, la arena de la playa, la maleza, hay que asegurarse de que no tenga nada de materia orgánica externa en el oído, porque esto predispone a una infección”.— Valentina Boeta Madera

Medicamento

Bayer recientemente lanzó el medicamento Neptra para tratar la otitis externa por hongos y bacterias en perros.

Ventajas

Lo aplica exclusivamente el médico veterinario y consta de una sola dosis cuyo efecto puede durar hasta 30 días.

Evolución

Debe hacerse una consulta de seguimiento 15 días después. La médica veterinaria zootecnista Jacqueline Coyoli Zamora indica que si para entonces no se observa una mejoría de cerca del 90 por ciento es que no hubo un buen diagnóstico del problema del canino.

Excepciones

Neptra no se recomienda para tratar la otitis alérgica ni la parasitaria.

Logro contra el cáncer de próstata

Vienen más días difíciles