in

Cosas de Mascotas: Son aliados contra las plagas

Cosas de Mascotas
Cosas de Mascotas: Son aliados contra las plagas

Dan los anfibios y reptiles idea de la salud de un sitio

Tener en casa un animal, sea de la especie que fuere, exige del propietario una actitud responsable y esto es particularmente cierto cuando se trata de anfibios y reptiles, ya que requieren una atención especial.

Los animales no convencionales “no son tan sencillos de cuidar”, admite el biólogo Julián Alberto Escalante Chan, director del Grupo para el Conocimiento y la Protección de los Anfibios y Reptiles “Yuumil Kaan”.

“Normalmente lo que hacen las personas es comprar la especie y, ya que la tienen, ponerse a pensar qué necesita. Es cuando se dan cuenta que no pueden comprarlo todo y un animalito de éstos no puede esperar un mes a que junten el dinero porque se muere en días”.

El biólogo Escalante Chan cita como ejemplo las experiencias que se vivieron a raíz del interés que la película “Rango” (2011) despertó por los camaleones. El precio de cada animal llegó a oscilar entre los 600 y 1,500 pesos, pero el gasto más fuerte lo representaba la adaptación de su hábitat.

Te interesa: Cosas de Mascotas

Un camaleón “necesita un hábitat con mucha humedad y un sistema de aspersión porque toma agua de las hojas de las plantas”, al igual que lámparas especiales que simulen la luz del Sol. “A la gente se le moría porque lo tenía en una pecera con comida y agua”, explica.

Si se prefiere una serpiente, el presupuesto del dueño promedio le permitiría adquirir una maicera, una boa o una pitón de no más de 20 centímetros, indica. “Eso significa que va a tener que alimentarla con crías de ratas de dos a cuatro centímetros y no son tan fáciles de conseguir”, advierte.

“Cuando adquiere uno de estos ejemplares y ya no lo puede tener debe donarlo a un zoológico o a una UMA (Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre). Si los liberaran, una parte de ellos no sobreviviría en vida silvestre ya que están acostumbrados a ser alimentados, no a cazar”.

El biólogo Escalante Chan subraya que, “antes de comprarlo, infórmate: qué necesita el animal y si tienes la solvencia para pagarlo”.

“No compres una especie que no conozcas o no puedas manejar. Las serpientes de cautiverio no son agresivas, pero pueden morder y si las jalas les puedes arrancar los dientes; en algunas no se van a regenerar, no van a atrapar la presa y se van a morir”.

“Una iguana verde parece inofensiva, pero sus garras llegan a medir un centímetro y son muy afiladas, si uno se la coloca en el brazo puede abrirnos la piel; pega con la cola y tiene dientes que casi no se ven pero tienen tanta fuerza que son como una sierra”, precisa.

Explicar las características de reptiles y anfibios y la importancia de cuidarlos es una de las tareas de “Yuumil Kaan (Señor de las Serpientes)”, que está cumpliendo cinco años de actividades.

Según recuerda su director, la agrupación independiente surgió con fines de investigación y conservación, objetivos en los que juega un papel clave la sociedad, “porque, por más avances que tengamos, si no hacemos partícipes a todos no podremos conservar nuestro planeta”.

“Se mata a serpientes, lagartijas e iguanitos, y nosotros investigamos por qué son buenos, pero la gente no va a ir a nuestra biblioteca a leer un artículo sobre este tema, entonces decidimos hacer divulgación científica, acercar la investigación sobre estos animales”.

En sus tareas de difusión el grupo se apoya en ejemplares de cautiverio que proceden de criaderos o una UMA y les ayudan a explicar su importancia para el ecosistema. “Las serpientes controlan poblaciones de roedores, insectos, especies que pueden volverse plagas. Donde hay cultivos de maíz, frutas o vegetales vamos a encontrar serpientes que se alimentan de conejos y coatíes”, señala el biólogo Escalante.

“De los fraccionamientos nuevos es de donde más nos hablan para reportar serpientes en las casas. Cuando los construyen, ellas se quedan atrapadas en la zona y empiezan a buscar alimento, desde lagartijas hasta ratones. Cuando la dejamos fuera de la casa, nuestra basura atrae a los ratones y las serpientes llegan por ellos”.

Una característica de los reptiles es que no pueden regular la temperatura corporal. “Cuando hay frío buscan un lugar cálido, por eso en esas temporadas aparecen en las cocinas. Cuando hay demasiado calor buscan troncos, huecos, piedras, árboles frescos. Los cenotes son un lugar propicio para encontrarlas”, al igual que la sombra de las albarradas.

“La mayor parte de las personas con las que platicamos nos dice que hace diez años se podía escuchar a ranas y sapos en temporada de lluvias. Ya no. Esto pasa porque los anfibios dependen del agua y ahora casi todo es concreto, no hay donde se puedan reproducir o tierra donde se puedan ocultar”.

“En temporada de secas los sapos se van bajo piedras o troncos y ahí se quedan a esperar la temporada de lluvias. Éste es el momento en que los anfibios están en el punto máximo de reproducción, a diferencia de los reptiles que se pueden reproducir en diferentes épocas del año”, señala.

“A muchos no les gustan las ranas por cómo se ven, pero también son controladoras de plagas. Si tuviéramos anfibios en nuestra casa se alimentarían principalmente de cucarachas y grillos”.

“Los anfibios son muy buenos indicadores de la salud del ecosistema”, añade el profesional. “Tienen contacto con el agua y carecen de protección en la piel, absorben todo directamente. Hay cenotes donde ya no los encontramos y vemos muy natural que no estén. Pero eso dice que algo pasa en el lugar. Que veamos el agua limpia y transparente no quiere decir que no tenga químicos o metales pesados”.

“Si vamos a un lugar y encontramos reptiles y anfibios esto nos indica que el lugar está saludable. Mientras más especies encontremos, mucho mejor será la salud del lugar”.

En Yucatán hay especies endémicas de anfibios, como la salamandra bolitoglossa, que respira a través de la piel y necesita mucha humedad para sobrevivir.

“Vemos documentales de animales de otros países y nos parecen sorprendentes”, dice el biólogo. “Pero muestro fotos de las especies que tenemos y me dicen: ‘Nunca las he visto’. Si hiciésemos un documental de lo que tenemos nos asombraríamos de lo que veríamos”.— Valentina Boeta Madera

Con el médico

El biólogo Julián Escalante Chan recuerda que los animales no convencionales también necesitan visitar al veterinario, como cuando retienen la muda por falta de humedad en su hábitat o por malnutrición.

Fragilidad

“Los reptiles y anfibios son muy delicados en cuestión de medicamentos y tratamientos. Se mueren incluso si el agua tiene mucho cloro”, advierte.

Imagen

El logotipo de “Yuumil Kaan” se ilustra con el dibujo de un Cachryx defensor, iguana de cola espinosa de color rojo, azul y negro y endémica de Yucatán.

Integrantes

Además de los investigadores, el grupo cuenta con el apoyo de voluntarios de Yucatán y otros estados y países.

Programa

Realiza diferentes actividades de divulgación, como visitas a escuelas y participación en la Expo Foro Ambiental, que este año se efectuará del viernes 17 al domingo 19 próximos.

Se oponen a una granja

El sector salud no baja la guardia ante el Chagas