in

Cosas de Mascotas: Una mascota “nos ayuda a entender un poco más del amor”

Cosas de Mascotas
Cosas de Mascotas: Una mascota “nos ayuda a entender un poco más del amor”

El principal consejo que se puede dar al propietario de una mascota es que tenga paciencia con el animalito, porque éste necesita tiempo para aprender a comportarse en un entorno humano.

Es lo que sugiere la esgrimista Alekxandra Echeverría Cabrera, quien subraya que para educar a los perros no es necesario recurrir a golpes ni mantenerlos amarrados. “Tenerlos amarrados todo el tiempo se considera maltrato; les cambia el temperamento, se vuelve agresivos y tristes porque no se pueden mover”, apunta.

Alekxandra habla con la experiencia que le dan siete años de participar en el rescate de perros de la calle y tener desde niña animales en casa, que ahora suman tres caninos, cuatro gatos y 12 tortugas, con los que hasta hace un tiempo convivía un cerdo vietnamita: Maximiliano.

La tarea de encontrar un hogar para los perros que carecen de él la inició cuando era estudiante de preparatoria. El primer canino al que rescató “todavía vive con mis abuelos”.

“No puedo ver que estén sufriendo. Sé que no puedo rescatar a todos, rescato a los que considero que lo necesitan más, a los que están muy lastimados o los que son muy cariñosos porque se acercan y la gente los golpea”, explica.

“En Mérida hay una red muy buena de adopción que se vincula con personas que ofrecen hogar temporal o buscan perros para adoptar y con veterinarios que pueden ayudar”.

“A veces nos da miedo ayudar porque sabemos que implica un gran compromiso, pero todo lo malo que pasa es porque somos indiferentes a los problemas”, advierte.

Aleksandra subraya que “adoptar un animal no cambia el mundo, pero sí cambia el mundo del animal” y da una gran satisfacción ver cómo “cuando tienen una casa son más felices, más juguetones”.

“Da el mismo amor un perro adoptado que uno comprado. La misma compañía la da uno adoptado que uno comprado. Cuidan la casa de la misma manera”.

La deportista, de 24 años, añade que tener una mascota “nos ayuda a entender un poco más del amor porque los perros agresivos, con los dueños correctos, se vuelven pasivos y amorosos”.

“Aprendemos de ellos a estar siempre dispuestos, porque cuando te ven llegar se paran y te saludan. Los animales son un ejemplo de entrega”.

De los caninos destaca como mayor cualidad el hecho de que son “superamorosos”, como han demostrado ser aquéllos que ha rescatado y en principio son agresivos y miedosos. Un ejemplo lo tiene en Ariel, un mestizo de tres años que “cuando recién llegó a mi casa no salía de debajo de la cama, no podía comer con los otros porque se peleaba; al paso del tiempo fue saliendo su personalidad amorosa y juguetona”.

Los gatos, a su vez, “son muy independientes pero también amorosos; pueden hacer su vida aparte y aun así siempre deciden regresar a ti”.

De Maximiliano aprendió que “eso de que los cochinos son sucios es puro mito: son limpios, inteligentes y obedientes”.

“Estamos acostumbrados a ver a los cochinitos como animales de granja, pero si los tuviéramos en casa serían como cualquier otra mascota; les dices: ‘Ven’ y van; hacen pipí y popó lejos de su comida y de donde duermen; obedecen, aprenden a jugar con pelotas, se paran para recibirte… rompen con todos los estereotipos”.

“Hay quienes tienen mascotas inusuales y la gente, en lugar de apoyarlos, solo los critica o hace las típicas bromas: ‘¿Cuándo vamos a hacer cochinita?’. Ay, ¡cómo me reventaba!”.— Valentina Boeta Madera.

Denuncian faltantes

Lista de ganadores de la Gran Subasta de Diario de Yucatán 2018