in

Cosas de Mascotas: “Caninos con dentadura saludable”

Cosas de Mascotas: "Caninos con dentadura saludable"
Cosas de Mascotas: "Caninos con dentadura saludable"

Podríamos pensar que nuestro perro está saludable porque se muestra animado y su complexión se ajusta a lo indicado a su raza y talla.

Pero su boca podría esconder problemas. La falta de higiene dental en un canino puede llevar a la pérdida de piezas y la aparición de males en órganos como el hígado y el riñón.

Los perros que corren más riesgo de presentar problemas dentales son los de compañía, debido a su cercanía con el ser humano, indica el médico veterinario zootecnista Justo Manuel Bazán Valle, director de la Clínica Veterinaria Bazán.

Consentirlos con bocaditos y premios de carne es contraproducente, ya que los restos del alimento se acumulan entre los dientes, con consiguientes efectos negativos. “Hay que proveerlos de una buena alimentación y quitarles los sobrecitos (de comida húmeda), pues, si bien es cierto que son palateables, ningún perro agarra un hilo dental para quitarse la carnita que quedó entre sus piezas dentales. Eso se pudre y aparece la placa dentobacteriana o el sarro”, señala el médico veterinario.

El consumo de croquetas hace menos probable la acumulación de sarro. “Siempre preguntan: ‘¿Y en estado salvaje por qué no se les pudre la dentadura?’. Porque cazan y cuando mascan los huesos limpian sus piezas dentales”, indica.

Entre los síntomas de males dentales en el perro están la halitosis (mal aliento), el babeo y las úlceras en el hocico que lo llevan a dejar de comer. “Así se va tragando millones de bacterias que empiezan a provocar problemas hepáticos y renales”, afirma el veterinario, que añade que puede aparecer asimismo endocarditis (infección del recubrimiento interno de válvulas y cavidades cardíacas).

Para ayudar al canino a mantener la higiene bucal se venden “kits” que constan de cepillo especial, dedal, por si el propietario encuentra más cómodo su uso, y pasta con el contenido de flúor adecuado para el animalito. “Los perros no escupen, sino que se van a tragar todo lo que nosotros les pongamos”, precisa el experto.

Se recomienda realizar el cepillado cada tres días. “Son medidas preventivas que nunca están de más”, subraya.

Otros recursos son los productos contra el sarro y la placa, como el Aquadent, que se agrega al agua, y el Taberclean Bucal, que se ingiere con la comida y el perro lo va secretando por medio de las glándulas salivales.

Hay alimento de croquetas grandes que “el perro se ve obligado a mascar, con eso raspa las piezas dentales y de forma natural quita el sarro”.

Cuando ya existe acumulación de placa y sarro es posible hacer limpieza con ultrasonido y bajo anestesia.— Valentina Boeta Madera.

Proyectos prioritarios

Entre Calles: Descubre los secretos de la Catedral de Mérida