in

Cosas de Mascotas: “¡Cuidado con la mordedura de perro!”

Cosas de Mascotas: "¡Cuidado con la mordedura de perro!"
Cosas de Mascotas: "¡Cuidado con la mordedura de perro!"

Lavar muy bien la herida con agua y jabón es la primera medida a seguir cuando se sufre la mordedura de un perro. La segunda será dictada por la valoración del médico, el profesional capacitado para determinar si se requiere o no la aplicación de la vacuna antirrábica y otro tipo de atención.

“Todo lo que se ignora se debe considerar positivo hasta demostrar lo contrario”, de ahí que en estos casos se recomiende tomar acciones preventivas, explica el doctor Wílliam Moguel Rodríguez, coordinador del Sistema de Educación Continua para el Médico General y Familiar en Yucatán.

Si de la herida sale mucha sangre “lo que acostumbro es dar una profilaxis con antimicrobianos” para evitar la infección. “No es el mismo manejo cuando el perro te muerde en la cara que en la mano o el pie. Los sitios más cercanos al cerebro son los más peligrosos en evolución”, explica.

Si se da en la parte baja del cuerpo “lo ideal es que sea cubierta con un apósito para evitar que las bacterias penetren y ocasionen un proceso infeccioso”.

El doctor Moguel recuerda que “por medio de la herida las bacterias del ambiente pueden entrar al cuerpo” y causar una infección, que se manifiesta con supuración, dolor y fiebre.

Cómo reaccionar a la mordedura de perro

Si la herida por mordedura es atendida en las primeras seis horas de ocurrida hay probabilidades muy altas de prevenir la infección. Después de ese tiempo “se considera potencialmente infectada”.

“Una herida profunda podría requerir puntos”, pero si no se trata en las seis horas siguientes a la mordedura su manejo al llegar al servicio médico “será diferente, porque, aun cuando la piel requiera ser suturada, no se hará porque ya hay muchas bacterias adentro”. En su lugar se prescribirá otro tratamiento, que incluiría curaciones todos los días y lavados exhaustivos.

El doctor Moguel aconseja que, si se conoce al propietario del canino agresor, se pida vigilancia de una semana de la mascota para detectar cambios en su conducta que revelen la presencia de rabia: comprobar que toma agua, juega con normalidad, no camina en forma irregular ni gruñe en exceso.

“La rabia es mortal. Cuando se presenta no hay vacuna ni tratamiento que pueda salvar a la persona”, advierte.

La dosis, admite, podría causar una reacción en el paciente. “Pero ante la mordida de un perro callejero a veces es mejor correr el riesgo. Esto es valorado por el médico epidemiólogo, que determina el riesgo y el beneficio”.

La prescripción de reposo depende de la gravedad y evolución de la herida. Si después de dos días de haber sido mordido y seguir un tratamiento no hay secuelas ni infección es posible reincorporarse a las actividades cotidianas. Pero si la piel de la herida está enrojecida y caliente y se siente dolor, entonces se requieren más días de ausencia al trabajo y la escuela.— (Por Valentina Boeta Madera).

Encuentra aquí más consejos de “Cosas de mascotas”.

 

Viraje en polémica obra

Roban en tienda departamental del centro de Progreso