in , ,

Cosas de Mascotas: “Las tarántulas no son como las pintan”

Son arácnidos, pero diferentes de las arañas. Y ésa es una de las claves para dejar de temer a las tarántulas, que, aunque con un tamaño promedio de 12 centímetros y colmillos que llegan a medir hasta un centímetro, son animales tranquilos y frágiles, asegura el médico veterinario José Antonio Gómez Ríos, especialista en Fauna por la UNAM.

En torno a ellas hay muchas ideas falsas, como que brincan, beben leche y, sobre todo, que son nocivas para el ser humano. En realidad, el veneno de las tarántulas —se trata de enzimas que inyectan a la presa para licuarla por dentro y así poder comerla— no es letal para la gente, indica el experto de la veterinaria Planeta Animal.

Explica que en caso de mordedura la persona presenta inflamación y sensación de malestar, pero su vida no se compromete. Además, en su mayoría las especies que habitan en México no tienden a morder “a menos que las estemos molestando”.

“Las especies africanas son mucho más agresivas. Cuando uno se acerca a ellas inmediatamente se levantan y muestran los colmillos, es su señal de advertencia”.

El veterinario Gómez Ríos dice que las tarántulas se alimentan sobre todo de insectos, como grillos y cucarachas. Las especies más grandes, como la Goliat de Brasil, llega a comer hasta crías de ratones y hay especies que viven en árboles que incluso atrapan aves pequeñas.

Quien quiera una tarántula como mascota debe saber que ésta consume alimento vivo y lo hace una vez a la semana o cada 15 días.

El médico veterinario precisa otras características de estos animales:

Para crecer necesitan mudar de piel, lo que hacen desde que nacen: al principio, cada segundo día; después cada semana, cada mes. En la edad adulta los intervalos son de seis meses y al final de su vida, de uno o dos años.

El macho se reproduce en su último año de vida, cuando cambia de piel y a sus patas le salen unos ganchos que clava en los colmillos de la hembra para que no se lo coma durante el apareamiento. “Es su último año de vida porque deja de comer, su única idea es reproducirse”, explica el veterinario. “Sale de su madriguera y entra a casas y terrenos en busca de una hembra”.

“A una tarántula lo peor que le puedes hacer es quitarle la telaraña”, advierte. “Hay tarántulas que generan sus refugios de telaraña en las paredes del terrario, hay otras que lo forran todo con telaraña. Es un desgaste para ellas porque deben tener nutrientes para producir la seda”. La telaraña les sirve para mudar, proteger los huevos y como “terminación sensorial” para saber la dirección a la que se dirige la presa.

México es uno de los países con mayor diversidad de arácnidos, particularmente tarántulas. El hábitat natural de éstas es muy diverso, desde árboles en la selva hasta zonas desérticas. “Son muy adaptables, están prácticamente en toda Asia, América y África”, señala el veterinario.

El recipiente en que se coloca la tarántula no debe estar muy alto para evitar el riesgo de que el animal se caiga y fracture al escalarlo. Debe colocarse un sustrato especial y un refugio acorde con la especie. Hay que proveerla de un recipiente con agua.

El terrario debe colocarse lejos de fuentes de vibración, como espacios donde pasa la gente, reproductores de audio, televisores y ventanas, y en sitios de preferencia con luz tenue y donde la temperatura sea cálida. No se debe cambiar a la tarántula de terrario, excepto si éste se rompe o ya le queda pequeño.

No se aconseja tener más de un individuo por terrario porque son animales caníbales.

Sus problemas de salud más comunes están relacionados con hongos, parásitos y traumas (fracturas, hemorragias).

Son animales de ornato. No se recomiendan para niños de trato brusco.

En México es uno de los animales más traficados.

No deben adoptarse como mascotas los ejemplares de vida libre porque pueden tener parásitos y hongos, además de que es un acto de depredación de la vida silvestre.— (Por Valentina Boeta Madera).

 

 

Tarántulas | Detalles

 

México tiene una rica variedad de tarántulas. La más común es la Brachypelma vagans, o de vientre rojo, conocida en Yucatán como chiuó.

 

Manipulación

Si se ve una, se le puede colocar encima un recipiente y pasar debajo una hoja de papel para transportarla hasta el lugar de su liberación.

 

Con ayuda

También se puede usar una escoba para empujarla, apenas tocándola, hacia el exterior.

Copa del mundo, Rusia 2018

Campeones del Mundo con paso perfecto

Fallece Sergio Iván Priego Medina