in , ,

Cosas de Mascotas: “Los gatos negros, víctimas de la superstición”

Cosas de Mascotas: “Los gatos negros, víctimas de la superstición”
Cosas de Mascotas: “Los gatos negros, víctimas de la superstición”

Que días como hoy, martes 13, atraen el infortunio es una idea con consecuencias diferentes a las de otras supersticiones, como la que relaciona a los gatos negros con la mala suerte y la hechicería.

Historiadores señalan a la Edad Media como la época en que los gatos, sobre todo los negros, adquirieron mala fama, opinión que el tiempo no ha logrado revertir del todo.

“La crueldad contra los gatos es mucho más severa que la que se ejerce contra los perros porque se les asocia con la maldad”, advierte la psicóloga Rocío Quintal López, investigadora de la Uady y activista por los animales y el medio ambiente. Como consecuencia, los felinos “son menos adoptados, se les ve como seres malos que hay que eliminar”.

Esto lo confirma Adriana Celada, coordinadora del área de animales de compañía de la asociación Animal Heroes. Según indica al Diario desde Ciudad de México, “sí es algo significativo el color, no sólo de los gatos, sino también de los perros”.

“De por sí las adopciones de gatos no son tan comunes como las de perros, y los negros y café oscuros son los que más tardan en adoptarse, si es que en algún momento se logra”, señala.

A la asociación, que promueve el reconocimiento de los derechos de los animales no humanos con campañas como la prohibición de los delfinarios y la tauromaquia, han llegado reportes de que en fechas cercanas al 31 de octubre y en los primeros días de mes en los mercados se compran gallos, perros y gatos negros.

“Algunas personas dicen que es santería o le ponen otros nombres, pero no sabemos si es un culto o una práctica en particular”, afirma. “Sabemos que hay algunas religiones en México que recomiendan a la gente que no adopte perros ni gatos, en especial si son negros”.

Sin fundamento

La psicóloga Quintal López recuerda que una superstición es una creencia que no tiene fundamentos racionales y así es la que relaciona a los gatos negros con la mala suerte.

“Entre los egipcios los gatos estaban asociados a divinidades, se les reconocían poderes. Los griegos retomaron esta idea”. Pero al llegar el Medioevo la percepción sobre los felinos cambió y les dio atributos malignos.

A la nueva, desfavorable imagen contribuyeron la aparición de la peste, que equivocadamente se creía que transmitían los mininos, y la carta “Vox in Rama” que el papa Gregorio IX escribió a Enrique, rey de Alemania, en el siglo XIII, en la que describía supuestos actos de brujería en que se usaban felinos negros.

“Esto hizo que la población les tuviera miedo y comenzara a exterminarlos con tortura y fuego”, señala la investigadora, que agrega que el color negro “en muchas culturas es un arquetipo del ocultismo y lo misterioso; si de por sí la figura del gato está asociada a lo maligno, al sumarle el color negro se duplica la idea”.

No es la única creencia falsa con la que lidian los felinos, a los que también se hace responsables de la aparición de alergias y la transmisión de enfermedades. “Muchas veces los sacan de la casa cuando hay un niño o la mujer está embarazada”, dice la psicóloga, que aclara que esos riesgos de salud sí existen, “pero no siempre; en la mayor parte de los casos se dan por hecho”.

 

Educación

Adriana Celada subraya que hay que quitar a los gatos negros el estigma de la superstición. “Un gato negro es igual animal de compañía que el de cualquier otro color”.

“La educación es primordial en este ámbito”, enfatiza.

La psicóloga Rocío Quintal coincide: “Las supersticiones fomentan el maltrato”. Los adultos “primero tenemos que documentarnos, ¿lo que creemos tiene bases? Luego, recuperar el poder que tenemos como educadores y transmitir con el ejemplo y la palabra el respeto, la sensibilidad y la empatía” a los animales.

“El niño y joven que maltrata a un animal lo hace porque seguramente hay un adulto que en algún momento le hizo creer” que era correcto.

“Cuando una persona comete un acto de crueldad y no responde al dolor de otro ser vivo la sensibilidad se va anestesiando; cuando eso sucede de manera repetida y otros factores (relaciones entre los padres, problemas de drogas, marginación, inseguridad) abonan, se prepara el terreno para tener seres humanos insensibles que bajo determinadas circunstancias pueden desarrollar un trastorno, como la sociopatía”.

“El sentido de empatía, como todos los otros valores humanos, es algo que se tiene que fomentar en el día a día”.— Valentina Boeta Madera

Obituario de Enrique Arturo López Díaz

AMLO se mantiene en el primer lugar