in

Cosas de Mascotas: “Luces, cámara… ¡asusten!”

Cosas de Mascotas
La literatura y el cine han imaginado historias en que perros, gatos, peces y fauna mitológica se han enfrentado al ser humano

Por lo general se ve a los animales, en especial los domésticos, con una luz positiva. Pero la literatura y el cine han imaginado historias en que perros, gatos, peces y fauna mitológica se han enfrentado al ser humano con las características que la naturaleza les da o que la enfermedad o un poder sobrenatural les dota.

Al acercarse la Noche de Brujas y el Día de Muertos, dos fechas que invitan a fantasear con el miedo, recordamos algunas películas de suspenso y terror en que los animales han jugado un papel protagónico:

“Un hombre lobo americano en Londres”: La coproducción de Estados Unidos y Gran Bretaña, estrenada en 1981, aborda la leyenda del hombre lobo a través del relato de dos mochileros que en un viaje por Europa son atacados por el mítico animal-hombre.

Aunque la cinta de John Landis está salpicada de humor negro, las escenas de los ataques y la transformación del protagonista en lobo cumplen con producir sudor frío en el espectador.

El responsable del maquillaje, Rick Baker, fue la primera persona en ganar un Óscar en esta categoría.

Tan memorable como el maquillaje es la banda sonora, que incluye temas como “Blue Moon” de Bobby Vinton y la canción homónima interpretada por The Marcels.

“Cujo”: Es una de las películas inspiradas en el universo literario de Stephen King, quien llegó a decir que, entre todas ellas, ésta es una de sus favoritas.

Cujo es el nombre del perro protagonista, un San Bernardo que contrae rabia y, en ausencia de sus dueños, se dedica a atacar hasta la muerte a cuanto humano se cruza en su camino.

Dos de ellos son Donna y su hijo Tad, que buena parte del filme hacen frente a la amenaza del canino desde su auto descompuesto. Años después, otro San Bernardo, Beethoven, ayudaría a devolver a esa raza la imagen amigable que perdió en el libro del autor de terror.

“Cementerio de mascotas”: Es la adaptación cinematográfica de otra novela de Stephen King. Fue dirigida por la cineasta Mary Lambert y llegó a las pantallas en 1989.

Las ideas sobre la condición sobrenatural de los antiguos panteones nativoamericanos, que habían planeado sobre otras cintas de la misma década, como “El resplandor” y “Juegos diabólicos”, se plasman en esta trama en la que Church, el gato de una familia recién llegada a un pueblo, vuelve a la vida después de ser atropellado. Pero está lejos de ser el lindo minino que sus dueños conocieron.

La resurrección de la mascota abre la puerta a otros sucesos terroríficos en el filme, que en su banda sonora incluye dos canciones de los Ramones: “Pet Sematary” y “Sheena is a Punk Rocker”.

“Más negro que la noche”: El cine de terror mexicano no tiene fama de ser el de mejor factura, pero entre las producciones de este género sobresale “Más negro que la noche”, escrita y dirigida por Carlos Enrique Taboada y lanzada en 1975.

Cuenta la historia de cuatro amigas (Claudia Islas, Susana Dosamantes, Helena Rojo y Lucía Méndez) que se mudan a la casona que una de ellas hereda de su recién fallecida tía, que pone como condición para entregarla el cuidado de su mascota, el gato negro Becker. Cuando el felino es hallado muerto las amigas descubren una amenaza en la casa que no pueden ver, pero sí sentir.

La película aún se transmite de cuando en cuando por televisión. En 2014 se realizó una nueva versión, que no logró instalarse en el imaginario popular como lo hizo la cinta original.

“Los pájaros”: Uno de los títulos fundamentales de la filmografía de Alfred Hitchcock, se basa en la novela del mismo nombre de Daphne du Maurier, que a su vez parte de un hecho real.

Con un elenco encabezado por Tippi Hedren, Rod Taylor y Jessica Tandy, la película de 1963 gira en torno a aves que comienzan a agredir a la gente sin razón aparente. La escena en que los pájaros se reúnen poco a poco en un área de juegos infantiles explica por sí sola el sobrenombre de “maestro del suspenso” de Hitchcock.

En 2016 la cinta fue seleccionada para su resguardo en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos por ser “cultural, histórica y estéticamente significativa”.

“Tiburón”: Se estrenó en 1975 y fue durante dos años la película más taquillera en la historia de Estados Unidos. Se llevó Óscares a la edición, banda sonora (de John Williams) y sonido.

La historia, tomada de la novela de Peter Benchley, trata de un tiburón blanco de grandes dimensiones que empieza a atacar a la gente que llega a la playa de Amity Island. El jefe de policía se lanza a su captura junto con un oceanógrafo y un cazatiburones.

Parte de la efectividad de la cinta se debe a que pocas veces se ve al escualo, cuya presencia es más bien sugerida por el tema musical de Williams. Críticos ven en la novela “Moby Dick” de Herman Melville un antecedente de “Tiburón”.

“Pirañas”: El filme de Joe Dante de 1978 apelaba al aspecto atemorizante y los hábitos carnívoros de estos peces de agua dulce que viven en Sudamérica para crear tensión en el público. En la historia, los animales, genéticamente modificados para aumentar su capacidad letal, extienden el terror al ser liberados por accidente en el río que corre junto a un poblado.

La cinta tuvo varias secuelas (la segunda la dirigió James Cameron, el mismo de “Titanic”), incluso en tercera dimensión.

“Aracnofobia”: El extendido temor a las arañas es aprovechado por el director Frank Marshall para entretener con una historia en la que el gran enemigo es la naturaleza.

En la cinta, una araña letal que vive en la selva en Sudamérica es involuntariamente trasladada a Estados Unidos, donde se aparea con una especie local. Su descendencia empieza a acosar a una comunidad californiana, que debe acabar con la amenaza antes de que ésta lo haga con ellos.

El filme de 1990 lleva en papeles estelares a John Goodman, Julian Sands y Jeff Daniels, quien cuatro años después tendría un gran éxito al hacer mancuerna con Jim Carrey en “Tonto y más tonto”.

“King Kong”: Éxito de taquilla en su estreno en 1933, el filme dirigido por Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack convirtió al gigantesco simio —encontrado en una isla perdida— en un referente de la cultura popular. En 2005, Peter Jackson, ya famoso por la saga de “El Señor de los Anillos”, hizo su propia versión de la historia, que le mereció Óscares al mejor sonido, mejor edición de sonido y mejores efectos especiales.— Valentina Boeta Madera

Comparecencia en el congreso por el caso Homún

Los protagonistas de la discusión por el caso Homún (fotos)

Norberto Rivera Carrera

Vaticano expresa su solidaridad con el cardenal Norberto Rivera tras ataque