in

Cosas de Mascotas: “Son papás sui géneris”

 

 

Ayudan a construir el lugar donde nacerán los hijos. Alimentan a su pareja mientras ésta da calor a la progenie. Se mantienen vigilantes para rechazar los peligros que amenazan a la familia.

Cuando se trata de la relación con las crías, los machos del reino animal tienen conductas muy variadas. Los de algunas especies incluso realizan tareas que en otros animales suelen desempeñar las hembras.

Por ejemplo, en los ñandús y emús es el macho el que empolla los huevos de los que nacerán las crías, señala la bióloga Claudia Ham Vega, coordinadora del área técnica del Parque Bicentenario Animaya. En las avestruces, que al igual que las anteriores son aves corredoras, incapaces de volar, la hembra apoya la incubación, aunque es su pareja la que la efectúa por más tiempo.

La profesional explica que el avestruz macho empolla los huevos por la noche y en esto, de acuerdo con algunos textos científicos, lo beneficia su plumaje oscuro.

“Las aves mientras están incubando son vulnerables a los depredadores”, apunta.

“El avestruz vive en un harén”, añade; “el macho puede tener seis o siete hembras, todas van a poner los huevos en un solo nido y el macho va a incubar durante la noche”.

La bióloga Ham Vega indica que guacamayas, flamingos, cisnes, pingüinos y loros son aves monógamas. En los flamingos, macho y hembra construyen juntos el nido —que tiene la forma de cono trunco— y se alternan para incubar los huevos, un proceso que se prolonga treinta días.

Cuando nace la cría, ambos la alimentan durante los primeros meses con una sustancia que se produce en su tracto digestivo y que ellos colocan en la boca del recién nacido. Esto hace que pierdan temporalmente su vistosa coloración.

La bióloga Ham Vega dice que la guacamaya hembra en período de incubación difícilmente abandona el nido, de ahí que el macho la alimente de pico a pico. Cuando nacen las crías “la hembra sale a buscar comida y el macho está vigilando el nido a la puerta”.

Protectores

La profesional apunta que entre los mamíferos también se observan comportamientos de protección a la progenie por los machos, como en los monos araña: “Está el macho líder y los subordinados, cuando hay crías defienden el territorio a capa y espada. El líder es el primero que llega ante un extraño y se pone en posición de defensa cuidando a todo su grupo”.

En la familia de gaúres que se encuentra en Animaya “el papá defiende mucho a la cría, al territorio; cuando hay amenazas de otros animales él se interpone”.

“Un león macho, cuando llega a la edad adulta o juvenil, deja el grupo para formar su propia manada. Muchas veces se enfrenta al papá para destronarlo y quedarse con el grupo”.— Valentina Boeta Madera

Animaya

Datos

El parque se inauguró en 2010 y es hogar de unos 300 animales de 65 especies.

Conservación

Está constituido como Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre y apoya a la Profepa y Semarnat en la rehabilitación de ejemplares decomisados.

Área técnica

Esta coordinación se encarga del monitoreo de animales, su alimentación, tratamiento médico, contención y preparación de nidos, entre muchas otras tareas.

 

Llegó Nortemérida, la ciudad que queremos

¿Equidad de género en los candidatos a la gubernatura?